¡Buenos días bell@s! Hablar de piezas únicas es hablar de oportunidades, de versatilidad  y de la seguridad de un acierto que no entiende de ningún «no».

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

Un mono que tiene una posibilidad de adaptación sin medida. Es capaz de acudir de nuestra mano, recubriendo nuestra piel y sacando el máximo partido .

 

 

Un mono capaz de deslumbrar con muy  poco, con patrones y telas sencillas que se hacen eco por sí mismas.

Una prenda que puede ser combinada con deportivas o con tacones , que puede jugar con superposiciones  para reconvertirse  y hacer crecer nuestra imaginación para reafirmarnos que en la moda , no hay limites.

 

 

Tenía dudas de si sacar o no este look porque no quería pecar de cierta sencillez  pero creo que este punto es justamente su fuerte. Compre este mono en dos colores y creo que va a ser una de las prendas a las que más uso le de durante esta primavera -verano.

 

 

En esta ocasión, lo he querido combinar con una de mis últimas incorporaciones al armario. Unas sandalias con un tacón ancho que es perfecto para afrontar cualquier jornada. Además, el juego que hace en el tobillo , al entrecruzar de una forma sutil y elegante , hace que visualmente destaque aún más y se vea mucho más favorecido esa zona.

Por otro lado, su color es esencial en la paleta cromática y en nuestro armario porque no hace distinción a ningún color  y es capaz de adaptarse a la perfección.

 

 

Quiero pensar que limitarse es válido cuando no se conoce. Cuando no sabes qué hay detrás de la puerta y no alcanzas cierto valor para mirar por ese pequeño hueco que ha hecho mella en la madera. Creo que hay una diferencia clara entre querer y desear y que encontramos el significado cuando hemos tenido la suerte de vivir ambas experiencias. Creo que la sencillez reside solo en los ojos que ven sin entender , en mentes decididas a achicar o temerosas por afrontar al fin, que «vida» existe en cualquier minúscula parte.