Y de pronto, aparece esa prenda que marca un alto . Un alto que hace que contemplemos lo que tenemos en frente porque lo merece. Algo que nos dice que ,ante nosotros, tenemos una prenda diferente.De esas que se desmarcan, que resultan arrolladoras en la misma percha y cuya versatilidad no puede ser medida porque sería imposible.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Hoy os quiero hablar de una falda pero no una falda cualquiera.

Su diseño, elaborado a base de pequeñas y brillantes lentejuelas conectadas entre sí a la perfección,generan que te sientas totalmente atrapada y con unas ganas imperiosas de lucirla.

Admite todas las combinaciones y destinos posibles pues podemos darle un estilo mucho más casual combinada con botas o incluso deportivas y una camiseta de media manga de algún bonito estampado o decantarnos por las pura elegancia y vestir unos tacones y un top lencero de gasa ,por ejemplo.

 

En esta ocasión, he querido optar por un jersey calentito de punto grueso para conseguir un punto medio entre los dos estilos que os mencionaba antes y adaptarla también a un outfit más de diario aunque sí que creo que es una falda perfecta para las ocasiones más especiales y para colocar en ese apartado del armario que debería llevar por título : «para sorprender «, «hoy me siento reina y princesa «…

Queda entallada a la cintura y su largo cubre totalmente nuestros pies, al menos en mi caso jiji. Siempre se ha dicho que el uso de ciertas prendas viene condicionado por la altura de la persona en cuestión y en mi opinión, se trata de una soberana tontería.

Los centímetros no deben condicionar nada en nuestra vida y a la hora de vestir creo que hay una única regla válida : – yo quiero o no quiero- Si queremos algo o ponernos algo,  no hay ningún tipo de impedimento externo.

Además , adoro el efecto visual que genera tipo cola de sirena gracias a su forma que consigue sacar el máximo partido en la cintura y la cadera y envolver nuestro cuerpo de una manera muy sutil y femenina.

Completa. Esa creo que es la palabra que mejor define nuestra prenda de hoy y podría ir precedida de poderío.

Hablemos de princesas, de brillos y destellos. Hablemos de elegancia desmedida, de las alturas de cada curva marcada por un tejido que nos deja atónitos. Hablemos de lucir y lucir bien . De pisar fuerte, de un todo en uno. Hablemos de esta falda.