¡Buenos días bell@s!

Hoy despedimos la semana con un estampado que viene dando guerra con unos cuantos ases bajo la manga que logran que salga siempre victorioso.

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

 

¿Qué debemos destacar de nuestro estampado guerrero ?

Por un lado, su atemporalidad histórica que es capaz de resistir al tiempo y colocarse en todos los armarios y pasarelas.

 

 

Por otro lado, su entresijo de colores ( ya hemos podido verlo en combinaciones realmente sorprendentes y en tonalidades atrevidas que conviven a la perfección para demostrarnos que , en cuestión de moda, no hay barreras ni se acepta un no ) hace que ocupe primeros puestos en versatilidad en lo que se refiere a situaciones y a la facilidad que nos brinda para ser combinada con otros protagonistas de la paleta.

 

Siguiendo esta misma línea, creo que es innegable que su poder camaleónico  no entiende de estilos y tiene cabida para todos ellos .

 

 

He querido darle el protagonismo que merece y la he combinado con prendas neutras en color negro que consiguen cumplir el objetivo y logran que visualmente destaque nuestra sudadera militar.

Me gusto especialmente por su tacto y tejido aterciopelado, su corte recto al inicio que desemboca en una amplitud que hace que la comodidad esté servida y una capucha perfecta para dejarse ver sobre abrigos de estilo masculino , largos y elegantes. Una dupla que funciona a la perfección .

 

 

 

Ya sabéis que los jeans desgastados y con rotos son una de mis debilidades y ocupan un hueco en mi armario irremplazable  y en esta ocasión, eran perfectos para seguir con el estilo que intentaba perseguir.

 

 

En definitiva, creo que hay estampados que son historia. Pertenecen y pertenecerán pues se han ganado un legado digno de ser llevado , son la representación clara de que la moda tiene herencia  y que nosotros podemos disfrutar de toda ella sin limitaciones , reinventando lo escrito y adaptando tejidos y cortes a nuestro estilo.

Seamos los guerreros que queramos ser , abanderando todo aquello que nos haga feliz.