La diferencia en algo dispuesto a sorprender .La diferencia en un diseño que no se limita,con base y estructura según su propio esquema y siendo el resultado de una clara y visible capacidad de reinventarse porque puede pero principalmente, porque así lo quiere.

Cuando vi este vestido en Cape Clique no me pude resistir.Todos los detalles le aportaban esa diferencia de la que os hablo y creo que éstos mismos son los que hacen que la pieza resulte realmente favorecedora.

Por un lado, los hombros descubiertos consiguen alargar visualmente la zona del cuello y acompañan muy bien la estructura del escote. En cuanto a este, creo que es mi parte favorita del vestido. Se adapta – ajusta perfectamente y resulta tan bonito como femenino. Además, el detalle del pequeño volante que enmarca toda la parte superior, genera un ligero volumen que integra todos los elementos armoniosamente ,como las mangas abullonadas.

Por otro lado, la parte central sigue totalmente la estructura de un corset. Un detalle que rebosa romanticismo y sensualidad sin igual y que ha jugado un papel , indiscutiblemente, fundamental en el mundo de la moda. Aunque sus inicios a finales del siglo XVI fueron tímidos, no tardó en alcanzar la cumbre durante el Rococó en Francia y desde entonces, ha sabido mantenerse y han sido protagonistas de infinidad de diseños , entre los que podemos destacar numerosas piezas de Jean Paul Gaultier. Un escaparate al mundo entre merecido terciopelo.

La característica más notoria es la forma en la que se ajusta a nuestro cuerpo ,moldeando y estilizando la figura.

Por último, el estampado tie-dye. Un print que llama la atención gracias al degradado de los colores que lo invaden y que se ha convertido en toda una tendencia.

Fue icónico en los años sesenta y no tardó en convertirse en toda una declaración de intenciones para dominar, más adelante ,el street style en los años noventa y para hacerse con un hueco fijo a lo largo de la historia y originar la multitud de variedad en cuanto a tipos de prendas que lo portan en la actualidad.

Cuando pienso en este estampado,inmediatamente después se me ocurren adjetivos como jovial, desenfadado , atemporal , con identidad e incluso libre. Y qué bonito es que una prenda, un color o un estampado puedan evocar en los ojos que lo miran una sensación o una palabra …¿no?.

En cuanto a los accesorios, no he querido seguir con las tonalidades que formaban parte del estampado y he decidido añadir un «plus» de color. Romper con la gama cromática de nuestra prenda principal y ampliar horizontes. Por ello, unas sandalias de tacón grueso en un color magenta y un clutch plata.

Empezando por el bolso, creo que resulta necesario hacerse con un accesorio de este estilo pues resulta mucho más socorrido y práctico de lo que podemos pensar inicialmente.

Que su tamaño no os despiste porque realmente sí que puede acoger todo lo necesario . No pesa nada y elegante y versátil a partes iguales. Su líneas sencillas contribuyen a que así sea.

Siguiendo con los zapatos, fue amor a primera vista. Me llamó la atención tanto la forma como el color. Su tacón ancho y la plataforma en la parte delantera hacen que sean realmente cómodos sin escatimar en centímetros para lograrlo.

Su color , estaría entre un magenta y un berenjena que resulta perfecto para looks monocromáticos o para dar un punto muy diferente a looks con una gama cromática variada pero definida.

También, tengo que destacar su tejido en terciopelo.Éste también es un claro ejemplo de tendencia que hemos visto plasmado en multitud de accesorios.

Nunca fue de las que se quedan a medias tintas. Siempre decía que quién no iniciaba partida no tenía ninguna posibilidad de ganar por lo que no dudaba en nadar en mares de dudas antes de tener que quedarse con ellas.

Nunca fue de las que se conforman . Tenía hambre de mundo y lo quería todo. Quería saborearlo, palparlo pero por encima de cualquier otra cosa, vivirlo.

Nunca fue de las que seguían rumbo fijo , prefería ir marcando paso a medida que bailaba con el tiempo y daba margen al destino para que metiera baza si así lo deseaba. Creía en ella y cuando tienes eso, ya hay andando más de medio camino . – ohyepblog