Siempre he tenido cierta predilección por los trajes. Los adoro, no me escondo. Creo que además de llevar consigo una elegancia indiscutible, son idóneos para cualquier circunstancia / evento, resultan muy favorecedores, poseen una atemporalidad indiscutible y demostrada a lo largo del tiempo y además, son un punto de partida estupendo para poner a prueba la versatilidad de un dos piezas.

Pues bien, partiendo de esta base y dejando clara mi encarecida recomendación de que os hagáis con al menos un traje en un color neutro como fondo de armario , no os imagináis la ilusión que me hizo dar con este de CHIKLOKA.

Como os digo y debido a esa relación de amor inquebrantable, tengo ya varios trajes en colores «base» y tenía muchas ganas de ir un pasito más allá e incorporar uno donde imperase la originalidad. Dos prendas que cogieran todo lo bueno del diseño más tradicional e icónico y se aventurasen a incorporar jovialidad, intensidad y diferenciación .

Aquí tenéis a lo que me refería.

Y una de las ideas que motivó esta búsqueda, es la Fashion Week. Me apetece mucho ir a uno de los pases de la próxima edición con un traje que lleve implícito la idea de «moda» , algo diferente pero apostando seguro pues ya sabéis que el traje fue ya un must para las mujeres desde los años cincuenta con el apoyo de diseñadores como Dior que apoyaron la idea de incorporar también estas piezas al armario femenino.

Y es que , hablando de moda, pocas cosas me gustan más que poder conocer la historia de una prenda y la cantidad de giros, modificaciones, adaptaciones y novedades que van incorporando con el paso de los años, adaptándose al momento, conquistando al público.En definitiva, reinventándose.

Ya os he hablado en otras ocasiones de esta marca y es que no puedo dejar de recomendárosla tanto por su catálogo como por la relación calidad / precio . Una marca nacional que apuesta por prendas de calidad aptas para todos los gustos y estilos.

En cuanto a cómo he combinado nuestras prendas principales, tenía muy claro que no quería restar protagonismo por lo que he optado por una sandalia de tacón alto y ancho en color rojo , haciendo un guiño al color del propio estampado del traje y para debajo de éste, un bralette en este mismo tono.

«La gente siempre me pregunta cuáles son las tendencias, pero no creo en ellas. La individualidad es más importante para mí, destacar y tener la confianza de usar algo con lo que te sientas cómodo. Simplemente sucede. Me siento cómodo usando un traje, sin más», David Gandy