¡Buenos días bonit@s!

A veces es solo cuestión de respirar profundo. De pararte a pensar y aflojar.  Dedicarte unos minutos al día para ti mism@ nunca había sido tan necesario y creo que ya estás tardando en ponerte esa prenda  que , tal vez, no sea la más llamativa  ni favorecedora del armario pero sí la oportuna para dicho momento.

Pulsa en el título para seguir leyendo

¿Ya la tienes seleccionada? ¡bien!. En mi caso, es un vestido azul tan amplio que podría perderme dentro y solicitar un rescate a medida y tan cómodo que si tuviese que dormir de pie posiblemente también sería una buena opción.

El siguiente paso es fácil. Dirígete a ese lugar que por las razones que sean , te hagan sentir en calma. Un lugar que no pone condiciones, no te susurra al oído que llegas tarde y te regala la extraña pero aliviada sensación de estar en blanco.

Porque , a veces, un nosotros coge tanta fuerza que deja atrás al mí.

Porque, a veces, un espacio en blanco en una playa cualquiera con ese vestido azul te da más libertad que cualquier otro momento.

Porque , a veces, la solución empieza por respirar profundo .

Feliz día bonit@s