Es indiscutible que una de las prendas clave para cualquier armario cápsula , es el Little Black Dress . Un vestido negro atemporal que siempre será un sí rotundo , sea cual sea la estación , el evento o la temporada.

El que os enseño hoy es de Loavies .

Ya os he enseñado varios vestidos que bien podríamos incluir dentro de lo que engloba un LBD y estoy segura de que no serán los únicos pues son prendas todoterreno que sientan bien y que nunca pasan de moda . Su versatilidad es uno de sus puntos fuertes y sus diseños son camaleónicos de tal forma que podemos darle mil versiones a esta prenda según como la combinemos.

Es sus inicios , comenzó siento un símbolo de alta clase y poco a poco fue haciéndose eco y conquistando todos los armarios . El eslogan de «eternamente apropiado » siempre le ha acompañado y ha hecho que su público fuese cada vez más grande.

Ya lo vimos bajo la visión pionera de Coco Chanel y también de la mano de Givenchy, entre muchos otros que también supieron ver que se trataba de un diamante en bruto que dejaría su propia marca en el mundo de la moda.

Obviamente si pensamos estrictamente en el diseño icónico , estaríamos delante de un vestido de líneas y patrón más sencillo, no por ello menos favorecedor o bonito , pero como os digo también se trata de una pieza que ha ido evolucionando y presentando distintas versiones. ¿Un vestido con detalles puede ser un LBD ? ,la respuesta es sí. La filosofía de la prenda pretende que un único vestido negro pueda acompañarnos sin importar el tiempo ni la circunstancia , que nos veamos bien cuando lo luzcamos y que admita todo tipo de accesorios.

Tal y como veis en este modelo, son varias las particularidades que presenta. Por un lado , detalles troquelados en la parte frontal , mangas y acabado de la pieza. Mangas también con cierto volumen, espalda al aire y por último, ligereza en la tela que permite que sea muy cómodo de llevar y que acompañe nuestros movimientos.

El color lo aportan los zapatos con un rojo con mucha presencia. Es un tipo de sandalia que me encanta por su originalidad .

En definitiva, un look femenino, atemporal, apto para todos los estilos y con una estela de historia que merece ser conocida

“Para mí, diseñar un Little Black Dress es tratar de expresar en un simple y banal objeto la gran complejidad de las mujeres, de la estética y del presente”- Miuccia Prada.