¡Buenos días mis bell@s! Quiero empezar la semana con un look que me tiene completamente maravillada . Diría que todas las piezas que lo forman son , en cierto modo, especiales. Ya sea por su diseño , por los colores que la invaden o por las posibilidades que regalan.

 

 

 

💛Pulsa en el título para seguir leyendo💛

 

 

Sin ninguna duda, nuestra prenda principal es la chaqueta. Con el diseño de una americana pero con el grosor de un abrigo, es perfecta para estas fechas.

Fue un regalo de mi hermana por navidad y no pudo gustarme más. Su print burgués a la par que trendy , hace que sea fácilmente reconocida como una prenda de estilo college.

Este estilo , que desprende jovialidad y nos traslada a nuestros años de instituto y universidad o dar un paseo entre las calles de Oxford con un café moca calentito, es siempre pura tendencia.

 

 

 

Sus cuadros emblemáticos y el nacimiento histórico que los acompañan, se han impuesto al paso del tiempo y han sido claros protagonistas año tras año conquistando las pasarelas y el street style sin dejar indiferentes a las miradas que se cruzan en su camino.

Es un estilo elegante , apto para hombre y mujer , favorecedor y versátil. ¿Podemos pedir más?

 

 

 

He decidido añadir un cinturón para resaltar esa zona y para que quede un poquito más entallada. Es un tip al que recurro cuando la prenda que llevo debajo es finita y puede perderse la silueta. Con un jersey gordito , como os enseñé ayer a través de mis historias (@ohyepblog) , creo que perdería y no sería necesario añadirlo.

Por otro lado y otro elemento clave de nuestro look , la riñonera. Otro ( acertadísimo ) regalo de estas navidades y esta vez por parte de mis padres.

Creo que este tipo de bolsos han sabido reinventarse y despuntar en un momento donde parecía que habían sido olvidados. Es por excelencia, el acompañante perfecto para los festivales y se está volviendo cada vez más en un complemento al que recurrir a diario.

 

Su origen  francés se remonta al siglo XV y empieza su largo y exitoso recorrido por el mundo en los ochenta.

Su practicidad es innegable al igual que su perfecto tamaño. Un accesorio millennial que ha conquistado todos los armarios, se ha vestido de lujo de la mano de icónicos diseñadores, ha bailado a nuestro son en multitud de conciertos y a disfrutado de tardes de sol  y buena compañía.

Ya os puedo adelantar, que será un accesorio que me acompañe en esta nueva edición de Fashion Week pues creo que su originalidad y su capacidad de amoldarse allá donde va , hablan por sí solas.

 

 

 

En cuanto a los zapatos,  son un híbrido entre mocasines y botines y fue precisamente esto lo que me llamó la atención. Estaba buscando un zapato de tacón tipo botín que se saliera de lo común y que fuesen muy pero que muy cómodos para poder llevarlos sin preocupación durante el día , una intensa jornada de trabajo o cualquier otra circunstancia que no se vea condicionada por el cansancio que puede provocarnos unos zapatos de tacón tras varias horas.

Y … ¡objetivo conseguido !

 

 

 

Ni que decir tiene que apostar por el negro implica , siempre, ganar la partida. Su tacón grueso y cuadrado hace que lo que buscaba se cumpla y gracias a su suela ancha , la comodidad está asegurada.

Por otro lado, tanto el diseño como el material , consiguen que se ajuste perfectamente a nuestra pierna y se vea especialmente favorecida la zona del tobillo.

 

 

 

 

Pensó en una representación. En esas que veía en el colegio cuando la llevaban de excursión o tal vez en la primera ópera que presenció ese iris color azul . Pensó en las novelas que tenía a pie de cama, en la canción que producía en ella un mar de lágrimas o en aquella que la ayudaba a correr mientras practicaba un intento de deporte. Pensó en la fragilidad de las rosas y en la belleza que guardan en cada pétalo , en el final de esa serie que la mantuvo pegada a una pantalla durante horas . Pensó en la taza de café moca que se tomó antes de ayer  y en las ganas de repetirlo. Pensó en las vueltas que da una montaña rusa o en el vuelo de su falda siendo protagonista del centro de la pista. Pensó en los abrazos de despedida que tienen una dosis de algo tan adictivo como dañino, también pensó en los calendarios que van quedando atrás por las pisadas del tiempo. Pensó en las pequeñas cosas y sonrió. – Ohyepblog