Siempre he tenido cierta predilección por el color azul. Me inspira muchísima paz, sensación de calma, de serenidad. Es innegable que todo color adquiere un significado particular para los ojos que lo miran , un trasfondo hecho a medida con el atributo indiscutible de provocar algo .

Y como siempre digo, todo ello se traslada también a la moda.

Habrá colores con los que nos sintamos más comod@s vistiendo, con los que nos veamos especialmente favorecidos , con los que nos identificamos con facilidad … Pues bien, el azul forma parte de mi lista de colores y ocupa un espacio importante en mi closet.

Es versátil y apto para cualquier época del año.

Las hombreras volvieron a ser toda una tendencia el año pasado y durante este se han mantenido en una posición privilegiada. Personalmente me encantan y creo que generan un volumen súper favorecedor en la zona de los hombros .

Es por ello, que me hice con una variedad de camisetas a las que he sacado y sacaré mucho partido. La que os enseño hoy, de estilo marinero es un clásico que no puede faltar en nuestro armario.

Se trata de un estampado que siempre está presente y así nos lo hacen saber tanto las grandes firmas como el street style.

Hay que tener en cuenta que siempre que sean horizontales, aportarán volumen y resaltarán la figura y si están en posición vertical , la figura se verá estilizada y producirá un efecto visual de mayor altura.

La he combinado con un pantalón de tela rígida que se adapta a nuestro cuerpo a la perfección , son muy cómodos de llevar y la rigidez del tejido hace que no se pierda la silueta con la caída de la prenda . Una prenda elegante y femenina a partes iguales.

En cuanto al calzado, unas sandalias de tacón ancho en nuestra tonalidad protagonista. Este tipo de calzado es el que más uso en verano ya que el diseño y el tipo de tacón me permiten afrontar cualquier jornada sin ninguna complicación. Nos regalan unos centímetros de más sin renunciar por ello a la comodidad.

¿Qué os parece este look navy ?

Y allí estaba ella. Disfrutando de cada momento. Con una envidiable hambre de mundo. De esas que nunca sacias porque siempre quieres más y porque tampoco hay motivos para pedir de menos . Era de ese tipo de personas que no se cansaban de buscar ni de buscarse , aprendió a apostar por sí misma y desde entonces … desafía a la banca cada día con una sonrisa . – ohyepblog