Adoro los tops sencillos pero a la vez portadores de algún signo de diferenciación. Adoro la versatilidad que nos puede brindar una tela revistiendo un patrón, nacido a su vez de una idea y de una buena cantidad de ilusión. Adoro los básicos de armario, esa baza segura dispuesta a ser jugada una y otra vez.

El look que os enseño hoy reúne piezas que no podrían gustarme más y que puede ser un buen fondo de armario al que , sin ninguna duda, sacaremos mucho partido.

Por un lado, una blazer negra que es un must indiscutible desde su nacimiento en la década de los treinta que año tras año ha ocupado una posición imperante tanto en las pasarelas como en el street style y es que su diseño clásico y elegante junto con su atemporalidad, la han convertido en una acompañante perfecta para cualquier ocasión.

Por otro lado, un top negro en nido de abeja en la parte central de Dokotoo que se adapta perfectamente a nuestro cuerpo y lo favorece.

Siempre me gusta contar con prendas de este estilo en mi armario porque son una buena base sobre la que empezar a crear un look. Regalan muchas posibilidades a la vez que nos sientan bien y se adaptan a cualquier estilo.

Esta pieza en concreto, tiene también un tipo de escote que conseguirá alargar visualmente nuestro cuerpo y nos permite llevar la blusa con los hombros tapados u optar por descubrirlos gracias al diseño de las mismas.

Además, gracias al tipo de tejido, podremos darle uso tanto en primavera como en verano y otoño.

Continuando con el outfit , un pantalón satén en una mezcla entre verde y negro satinado que aunque bien no estaría dentro de una lista estricta de básicos, si que creo que puede darnos tanto juego como cualquiera de ellos .

Es de cintura alta y muy elástico en la parte superior para conseguir así llevarlo a nuestro gusto y que revista a la perfección toda la parte inferior de nuestro cuerpo a la vez que consigue destacarla.

Creo que pantalones así con una estética tal vez más formal , pueden ser una buenísima opción para deconstruirlos en cierta forma al combinarlo con deportivas, por ejemplo.

Por último , un clásico. Unas sandalias negras de tacón. El calzado de tacón que más se adaptará a nuestras propuestas, el calzado de tacón al que más veces acudiremos , el calzado de tacón todoterreno por excelencia que siempre es un «sí».

¿Qué os parece el look? Particularmente estoy muy satisfecha con el resultado.Creo que todas las piezas que lo forman consiguen tanto tener su papel como protagonistas como actuar de engranaje con todas las demás para buscar una armonía general.