La estación se presta a una atmósfera romántica , con prendas plenas de detalles muy femeninos , tejidos delicados y guiño al gótico con toques de negro.

La clave está en saber unir lo casual con lo sofisticado . Una blusa de flores al más estilo «La Casa de la Pradera» es perfecta para el tipo de look que hablamos .

Peonías , amapolas , tulipanes ,rosas y margaritas cultivan su lado más bucólico y naif para echar raíces en tu armario en todo tipo de prendas.

Plántale cara al invierno y opta por un «bouquet cool» en versión multicolor.

El guiño gótico del que hablábamos, lo da la combinación de un pantalón negro de polipiel. Hay tantas formas de llevarlo , tantos estilos y prendas con los que combinarlo, que es inevitable no caer rendida a sus encantos.

Olivia Newton John en Grease , nos enseñó cuánto poder puede albergar una prenda y que puede ser un reflejo de nuestra personalidad, de nuestro estado de ánimo o un pedacito de identidad que dará respuesta a un qué o quién.

Como zapatos, unas bonitas bailarinas del mismo color que la blusa. Aquí os diría como tip que no mezcléis rosas que contrasten entre sí poderosamente porque así como el gris o el marrón combinan a la perfección con todas sus variantes, el tono «chicle» junto al rosa palo … pueden jugarnos una mala pasada y no resultar visualmente como esperábamos.

Así pues, decídete solo por uno o un binomio que encaje con cierta sutilez .Yo te recomiendo tonos suaves y nacarados.

En esta ocasión y volviendo al calzado en sí, me he decantado por unas francesitas bicolor negro y rosa ,recordando uno de los zapatos más icónicos de la historia;las bailarinas bicolor de Chanel.

Y puestos a recordar , ella misma dijo : «Son el último grito en elegancia .Una mujer con unos buenos zapatos ,nunca está fea»

Como curiosidad y recurriendo a la historia, en los años 20 y 30 se practicaban deportes de hierba , como el tenis y el golf , por lo que la punta negra del zapato disimulaba las inevitables manchas. Inspirándose en ellos pero depurando las líneas ,Coco crea un modelo bicolor práctico y elegante.

«Con cuatro pares de zapatos puedo dar la vuelta al mundo «afirmaba Mademoiselle.

Siempre os hablo de la importancia del color, de los matices. De que hay magia en los detalles y únicamente tenemos que abrir bien los ojos para disfrutarla.