Adoro los amarillos y mostazas, los colores tierra  y en definitiva , todos aquellos que llevan un poquito de sol en su tejido. Que son reflejo y recuerdo de estaciones , que favorecen con una facilidad envidiable y se anteponen mágicamente al tiempo.

 

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

Son colores que tienen un protagonismo muy notorio en mi closet . Se trata de una gama cromática que me brinda la posibilidad de sentirme yo misma y muy favorecida.

En este caso, os enseño un vestidito color mostaza que creo que es ideal tanto para ahora como para el resto del año. Una pieza que puede sorprendernos.

 

 

La forma del cuello y la estructura de la parte superior consiguen que esta zona del cuerpo se vea favorecida .Continuamos y vemos que también hace un guiño a nuestra silueta gracias al entallado del centro y los dos lazos que acompañan los laterales. Así tendremos la posibilidad de adaptar la prenda a nuestro gusto y hacer que sea entalladita o todo lo contrario. Ya sabéis que valoro especialmente aquellas piezas que nos regalan ,de una forma u otra,opciones.

 

 

 

Otro detalle que no podemos pasar por alto y que lo hace aún más especial, son las mangas.Os hablé de esto también en el post del miércoles «Cuando la moda saca lo mejor de tí» y os dejo en el enlace todos los detalles pero es increíble la fuerza que pueden tener detalles así para sumar al conjunto .

 

 

 

He decidido combinarlo con unas esparteñas en color verde y negro. Creo que es un calzado indispensable para el verano , muy cómodo y con una historia propia que nos demuestra de nuevo que la moda es cíclica y que algunas prendas y accesorios se han ganado su puesto año tras año.

En Europa, están documentadas desde el año 1322 y se cree que su origen está inspirado en la sandalia egipcia .

Las hemos visto formando parte de trajes típicos y «viajando» por todo el mundo gracias a su cómodo diseño.

 

 

 

Si tengo que destacar un detalle que me gusta de las que os muestro es su doble suela porque lejos de restar comodidad , nos suma unos centímetros y nos estilizan.

 

 

 

Por último,la diadema. Es un accesorio icónico que da el punto final a nuestros looks. Siempre os pongo de ejemplo al personaje de «Blair Waldorf» de la serie Gossip Girl porque me parece un ejemplo de clase y buen gusto junto con una personalidad arrolladora en cada estilismo y en cuanto a diademas, una auténtica reina jiji.

Sus orígenes se remontan a la antigua Roma y ha perdurado en la historia para trasladar al mundo el mensaje de que nunca debemos subestimar el poder de un accesorio. Son capaces de transformar los outfits más sencillos y de aportar el último toque a los más elaborados.

Brillan con luz propia y son totalmente atemporales.

 

 

 

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.George Bernard Shaw


❤ Vestido : Zara
❤ Bolso: Bimba y lola
❤ Esparteñas : Howsty