Cada cierto tiempo , no un tiempo que tenga establecido en sí , si no que se trata mas bien de un momento en el que me apetece ir observando entre las capas. Un momento para contaros algunas cosas de mí , para que podáis conocerme un poquito más y para dotar también de cierta intimidad a lo que considero mi personal diario de abordo.

  1. Mis flores favoritas son las rosas rojas y los tulipanes rosas. Ninguna otra variedad logra captar mi atención de esa forma .No sé si será una cuestión de intensidad, de forma o de significado o puede que la suma de todo ello , pero la pasión escondidas de unas y la dulzura expuesta de las otras me resultan … atrapantes.

2. Nunca se me han dado especialmente bien los idiomas pero este año he descubierto en el italiano algo más que un simple proceso de aprendizaje. Valoro mucho la capacidad que tienen algunas personas para aprender un idioma con rapidez y el entusiasmo que les supone el proceso y lo cierto es que hasta que probé con el italiano no había sentido esas ganas de ir por delante del papel, de querer más y de disfrutar de cada avance.

Creo que muchas veces infravaloramos mensajes tan importantes como priorizar aquello que nos hace feliz, darnos tiempo a nosotros mismos y a aquello que puede resultar una vía de escape , un momento para » con nosotros mismos» hecho a medida y qué necesario es. Ya sea una clase de italiano , nadar o tumbarse en el césped sin pretensiones.

3. Soy una completa abanderada del Karma. Creo en el Karma como sinónimo de acción , como la letra pequeña bajo nuestras acciones, como el equilibrio a medida dentro de cualquier proceso de evolución

4. Adoro escribir .Las palabras poseen poder, son testigos de historia y de vidas. Expresarme a través de ellas en cualquier lienzo en blanco me parece tan enriquecedor como sincero.

5. Mi pianista favorito es Ludovico Einaudi. He de decir que la música clásica y , en concreto, sus composiciones han sido cobijo, refugio, consuelo, sueños, fuerza y en definitiva, emoción. Son espacio del que no te quieres ir porque no hay ningún «pero «, no hay nada que reste en la atmósfera creada .

6. Creo en trabajar por una felicidad que no viene dada, que hay que salir a buscarla . Creo en dejar ir los lastres, en darle valor al tiempo y en apostar por la identidad propia sobre todas las cosas. Creo que la suerte no llama a la puerta si no que se encuentra con aquellos que inician camino con una mochila cargada de tantos sueños que rebosan . No creo en las malas decisiones , creo que optar por un «Sí» porque era lo que nos pedíamos en ese momento no ha de ser motivo de arrepentimiento pero sí de aprendizaje. Creo en las personas que instan a duelo a las variables del futuro y se deciden a darles forma . Creo en que nadie hará nunca tanto por ti como lo que puedas hacer tu mismo.

7. Si solo pudiera vestir de un color, me quedaría con el rojo. Hay colores que te revisten de fuerza y comparten parte de su intensidad. Colores que empoderan y son tremendamente generosos con quienes lo portan. Para mí , el color rojo resulta suuuper favorecedor a la hora de vestir .

8. No me gustan las medias tintas, las implicaciones a medio gas y las palabras en el aire. No me gustan los vacíos asignados , una oferta y demanda nada equilibrada o las batallas a ganar contra un bando tan volátil como las ganas que lo preceden.

“A menudo las personas dicen que aún no se han encontrado a sí mismas. Pero el sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea”. – Thomas Szasz