Buscar el momento,ser la respuesta de un «aquí» y  un «ahora» que mira por y para uno mismo. Momentos que dejan que los atrapes con los dedos y te tomes un respiro porque el tiempo también nos regala eso.

 

 

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

 

 

Mi debilidad por los baños con espuma y sales, no es ningún secreto y lo cierto es que se han convertido en un imprescindible que no puede faltar. Me relajan muchísimo y me ayudan a recargar pilas tras jornadas intensas.

Hoy , quiero compartir con vosotr@s algunas de las cositas que utilizo a menudo:

 

 

1- Incienso

 

Me encanta el aroma de coco y mi hermana me regalo este incienso que no dejo de utilizar.

Crea un ambiente de tranquilidad, perfuma , purifica el aire y tiene propiedades relajantes que se han convertido en muy necesarias para mis baños.

También lo utilizo cuando leo, trabajo desde casa …

Krishan - Incienso de nuez de coco (caja entera, 120 varillas)

 

 

2- Mascarilla Para nuestros Pies

¿Un día duro y cansado que nuestros pies han notado especialmente? Descubrí hace un tiempo esta mascarilla y os aseguro que es una maravilla.

Con forma de calcetín, hidratan y relaja nuestros pies. Ademas, contiene extracto de mazana y otros agentes activos que mejoran la apariencia de los mismos.

Yo la suelo comprar en Primor pero seguro que podéis encontrarla en muchos más sitios.

 

Mascarilla Relajante para Pies

 

 

3- Aceite Corporal

He probado varios aceites corporales porque como os digo, el momento baño es uno de mis momentos favoritos y me gusta dedicarle también y aplico diferentes rutinas en cuanto a productos y cosmética . Pues bien, el que os muestro a continuación es mi favorito.

 

 

BB OIL Aceite Corporal

 

Relaja nuestra piel y aporta una hidratación completa a la par que protege contra las agresiones solares y repara los tejidos de la piel  al actuar contra estrías y arrugas.

La sensación de suavidad y el olor , son increíbles.

 

 

 

4- Velas

Siguiendo con los aromas, las velas también nos ayuda a crear ese clima que estamos buscando.

Me encantan desde siempre  y os quiero recomendar las de «Fruit Company» porque el olor es increíble. También fueron un regalo de mi hermana y todo un descubrimiento para mí porque  siempre he utilizado muchas y me resulta frustrante cuando compras una y realmente no tiene intensidad .

Como tip en cuanto a buscar momentos para relajarnos, desde hace un tiempo tengo en la mesita una cesta con unas cuantas velas pequeñitas y me encanta notar el ambiente con esa fragancia antes de dormirme.

 

Vela perfumada fresa nata the fruit company

 

 

5- Música

Acompaña tu baño con música y a partir de ese momento … no podrás dejar de hacerlos. Para gustos los colores pero yo lo tengo claro, si quiero relajarme la respuesta es el pianista Ludovico. La música es un imprescindible en mi día a día y Ludovico consigue trasladarme hasta donde yo quiera ir teniendo los pies en el mismo punto  y sinceramente , me parece mágico.

Creo que la magia reside en cosas así . En el asombro que sientes cuando una melodía te hace llorar , pensar , reír …

 

 

 

 

6-Bombas de Baño

El baño perfecto debe incluirlas. Las tenéis de tantos aromas que sería imposible contabilizarlos. A continuación os dejo una que me parece súper divertida.

Poseen diferentes propiedades según por la que os decantéis . Por ejemplo, aquellas que lleven naranja , nos aportarán un momento energizante.

Treets Bubble - Lawapa - Bombas de baño - Tienda on line

 

 

7- Sales de baño

Beneficios relajantes , calmantes, energizante y activadoras de la transpiración . Desintoxican el cuerpo y relajan la mente . Son perfectas para estimular los sentidos.

Os dejo algunas que me funcionan muy bien ❤

 

 

It´s Magical Sales de Baño Rosa

 

Sales de Baño

 

 

Volar sin necesidad de desplazarnos , llevar nuestra mente a dar un paseo Camden Town y recordar aquella tienda donde compraste tus primeras Hunter , asombrarte por las decoraciones icónicas de sus calles  y de pronto , verte en Verona recreando una tarde sacada de una de las obras de Shakespeare. Relajarse para sentir.