¡Buenos días bonit@s!

Vaporoso , femenino, delicado, versátil , cómodo, ligero , favorecedor .

Un conjunto de características que definen a la perfección la prenda que hoy os enseño.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Se trata de un vestido  que me enamoró desde que lo vi en la página web. Ya sabéis que el icónico estampado del folclore andaluz y tan típico de nuestro país , se ha convertido en el protagonista de muchas prendas dotándolas de un toque juvenil y desenfadado que consigue también sacar el lado más elegante de un look.

Me recuerda al precioso vestido que lució la aún más bonita Julia Roberts en la recomendadísima  Pretty Woman . Dio a todos los espectadores una lección de estilo y nos mostraba ya que los lunares darían mucho de que hablar y tendrían un hueco importante en nuestros armarios.

Creo además, que se trata de una prenda que juega con dos lados de una misma moneda. Por un lado, muestra nuestro lado más dulce y por otro, la versión más seductora.

Particularmente pienso que es una suerte dar con prendas que consiguen este efecto y son tan camaleónicas . Un dos por uno en toda regla.

 

He decidido seguir las tonalidades y me he decantado por unas sandalias y un bolso de mano en colores beige pero perfectamente le podríais dar un toque diferente y drástico combinándolo por ejemplo con unos zapatos rojos y dar ciertas pinceladas de este color a tu maquillaje, especialmente labios.

Hay vestidos que nos identifican , muestran un reflejo perfecto de quién los lleva , de quién está detrás de una tela y un conjunto de patrones que han sido confeccionados para sacar una versión del portador cuanto menos favorecedora.

Hay vestidos que tienen la curiosidad capacidad ( partiendo de que no es un ser vivo es cuanto menos curioso ) de sacarnos una sonrisa cuando nos miramos al espejo , de hacernos sentir atractivos, seductores, pícaros , extremadamente candys .

Hay vestidos que merecen un hueco claro en nuestro closet. El que os enseño hoy es uno de ellos.