Y a veces, solo necesitamos una sonrisa alta al mundo para sentirnos libres. Frenarnos en seco , respirar y gritar por dentro ( porque a los primeros a los que nos tiene que quedar claro es a nosotros mismos ) : ¡ aquí estoy yo !

Pulsa en el título para seguir leyendo

Hay muchas formas de sentirse libre. Incluso estoy segura de que cada uno de nosotr@s tendrá ese momento , ese lugar o ese recuerdo al que puede aferrarse con fuerza  y ver el mundo desde otra perspectiva porque es cierto que las cosas cambian según el ángulo desde que las mires.

En la moda, pasa un poquito lo mismo y es que no dejar de ser una forma de expresión . Un reflejo de nosotros mismos, de nuestros gustos, de lo que nos ha deparado el día o tal vez de las ganas que tenemos de hacerle frente.

Cada look es bandera de un país que empieza y acaba por tí . Una forma de representación tan exacta que puede que por eso a veces nos mostremos dubitativos y desechemos ese vestido  que con tanta ilusión compramos pero que lleva olvidado en un cajón infinitos días por el miedo al qué dirán.

Y ahí está un gran error. Las opiniones solo son palabras a las que le atribuimos el valor  que nosotros mismos queremos , pero … ¿por qué no lo dejamos simplemente en eso ? . Dejémoslas en  un batiburrillo de consonantes  y vocales que han salido de bocas deseosas de ponerse ese vestido .

La libertad se ve reflejada en tantísimos aspectos que mencionarlos sería casi imposible pero sí que hay algo posible, asegurarnos de que somos libres en cada uno de ellos. ¿ Cómo ? siendo nosotros mismos a la máxima expresión , y en lo que refiere a la moda puede ser vistiendo un saco de patatas o un vestido de inspiración hippie como el que os enseño hoy.