Siempre que sonaba su nombre venía acompañado de adjetivos nada sutiles como intenso, poderoso , apasionado , revolucionario, conquistador … Y así hasta una larga lista de lo que a mi parecer, podría tratarse de toda una declaración de intenciones .

Nunca entendí la relación entre semejante alegato de buenos atributos… hasta que vestí de rojo y experimenté todo ello de primera mano.

Querido rojo, se quedaron cortos con tu descripción . Un color nunca albergó tanto .

En mis últimos post ,habréis podido leer multitud de referencias a los colores . Y puede que os estéis preguntando el por qué de esta preferencia. La verdad , que no sé si es porque valoro cada vez más los pequeños detalles y el hecho de que un conjunto parte de muchas piezas individuales o puede que sea ,que mi pasión por la moda no me deje pasar por alto este tipo de menciones. Sea cual sea el caso, el rojo no necesita justificaciones.

En el outfit que os enseño hoy , he querido darle aún más protagonismo y he optado por un total look de Shein que me tiene completamente enamorada y que me representa al cien por cien.

Dejando a un lado el color, que desde siempre ha sido uno de mis favoritos , cada pieza forma parte de mi TOP dentro de mi closet. Analicemos así , cada una de las piezas.

Por un lado , la boina . Es uno de los accesorios estrella desde siempre y perdura en el paso de los a;os por méritos propios. Una oda parisina que nos envuelve y se adapta a todos los gustos para dar ese broche de oro a nuestros looks .

En segundo lugar, la blazer semi larga de polipiel. Si tuviera que definir esta prenda os diría que adoro la mezcla de poderío , femenidad y de estilos que la componen. Va más allá del diseño clásico y convencional pues le añade al mismo un punto retro y glam gracias a su estructura . Ésta misma genera volumen en la parte más baja y entalla en toda la parte central. Un contraste que me encanta.

En cuanto a los shorts,una prenda así y en un tono clásico como el negro, es un fondo de armario al que recurriremos en mil ocasiones.

Por último, las botas. Mi perdición. Adoro este tipo de calzado que lo dice todo por sí mismo,sin presentaciones.

Caña kilométrica que envuelve y resalta nuestra pierna. Un tacón grueso que aporta comodidad y acompaña perfectamente al diseño.

Como en un cuento. Así se sentía ella. No podía ser de otra forma con semejante escenario a sus espaldas.

Nunca tuvo miedo a ser ella misma y eso ,la hacía increbantable . – ohyepblog

?Total look: Shein – Descuento con el código Ohyepblog15!