Adoro el placer que me produce descubrir sitios nuevos, la curiosidad que siempre acompaña el momento, la compañía que hace de aquello algo aún más especial. Adoro disfrutar del instante y hacer que éste tenga un recordatorio marcado en el calendario. Descubrir y que te descubran siempre ha sido uno de los juegos más bonitos que nos brinda la palabra «posibilidad» .

El jueves pasado pude descubrir Hutong 81, un restaurante que incorporo a la sección Ñam Ñam por multitud de razones .¿Empezamos?

Pulsa en el título para seguir leyendo

En primer lugar, ya sabéis que para mí la presencia del lugar es muy importante. Quiero decir, en moda como en todas las cosas, aquello que ven es , inevitablemente, la primera impresión , una carta de presentación que puede despertar tu curiosidad e invitarte a querer conocer más o por el contrario, a huir o a prestar tan poco interés como ganas.

En lo que respecta a un restaurante, la decoración y el ambiente forman parte de un conjunto que han de atraparte y aquí lo han conseguido y con creces.

Cada detalle se presenta súper cuidado y en perfecta sintonía con los demás, crean un ambiente que va acorde con la carta que ofrecen y que te invita a degustarla.

Os puedo adelantar que la carta es muy amplia y  me generó muchísimas ganas de probarlo todo. Es por ello ,que el personal que nos atendió nos ofreció probar un poquito de cada plato que nos gustase . Una idea que , como podréis imaginar, me encantó.

Es increíble como cuando era pequeña , mi madre cocinaba berenjenas y yo hacía un poder a regañadientes por incluirlas en mis comidas y años más tarde ,las incluyo encantadísima en mi menú.

Me encantan y creo que nos brinda mil millones de posibilidades a la hora de cocinarlas, ya sea como acompañante o como principal.

Pues bien , nunca había probado una preparada así y está deliciosa. De verdad os digo que me encantaría saber replicar el plato .

Los ingredientes están tan bien integrados que cuesta diferenciarlos porque actúan en un perfecto conjunto que da como resultado un plato de diez. Tiene un pequeño punto picante que le da un añadido extra más  y la salsa que la baña estaba riquísima.

Este plato estaba compuesto por varias piezas con diferentes ingredientes. Teníamos de setas y tofu y dos xiaolongbao de carne .El último ya lo había probado anteriormente y me gusta un montón pero la sorpresa ocurrió con el primero. La combinación de setas y tofu creo que es tan acertada como sabrosa .

– Estos dos primeros actuaban de entrantes . A continuación, os dejo todos los principales que probamos :

Junto con la berenjena inicial, diría que son mis favoritos (aunque es cierto que decantarme por algún favorito entre todo lo que os enseño fue difícil porque todos me sorprendieron muchísimo y me encantaron).

La presentación estaba tan cuidada como todos los anteriores y contenía pequeños trozo de pechuga de pollo marinados en una salsa picante . He de deciros que yo no soy muy fan del picante y casi todos los platos tenían pero de una forma en la que no resulta ni excesivo ni restaba protagonismo a los  demás ingredientes. Más bien se encargaba de darle un pequeño punto de fuerza pero muy ligero.

La combinación con los cacahuetes me encantó y también encontrábamos elementos cítricos que le daban un giro al plato y sorprendían.

En definitiva, riquísimo

La presentación de este plato no puede ser más bonita de verdad.

Gambas fritas con su propia cáscara para conseguir mantener la fuerza de su sabor y acompañadas con un crujiente cacahuete . Creo que las fotografías lo dicen todo y poco puedo añadir.

Soy una fan incondicional de las setas. Me encantan y considero que funcionan muy bien en cualquier plato por lo que siempre que  voy a un restaurante y las veo en la carta … ¡no lo dudo!

Estas en concreto son típicas de China y Japón y tiene un sabor muy particular .Si os gustan las setas, os recomiendo probarlas porque son muy diferentes a las que estamos acostumbrados de ver y de probar. Tanto en textura como en sabor os sorprenderán.  Mis preferidas son las shiitake por la intensidad del sabor pero todas ellas son bienvenidas jiji.

Es habitual ver acompañando este tipo de platos con pak choi. Se trata de una col asiática que seguro habéis probado ya en el relleno de los tradicionales rollitos de primavera . Funciona muy bien con arroces también.

 Cerramos este menú con un plato que está a la misma altura que todos los demás.

La salsa estaba exquisita y jugaba muy bien regulando la intensidad del crujiente ibérico y dándole un sabor agripicante que hacía que quisieras más y a fin de cuentas, creo que ese es el resultado esperado de cualquier buen plato. En cuanto al producto en sí, os puedo decir que la calidad era un sobresaliente.

Quiero cerrar este post hablando de sinceridad. Me gustaría que encontráseis en este apartado , una sección sincera donde podáis ver diferentes lugares que os recomiendo para esas salidas especiales, para degustar un buen menú o para sorprender a quien queráis. Y es por ello, que quiero hacer especial hincapié en que todo lo que encontráis aquí y cada palabra va desde mi punto de vista y desde una opinión sincera de lo mismo. Es un apartado que disfruto mucho haciendo y que me parece muy interesante pues el hecho de poder tener recogidos una serie de restaurantes de la ciudad o de otros lugares que visite y dejaros imágenes de la experiencia ,creo que encaja muy bien con lo que me gusta mostraros y que puede ser de utilidad.De la misma forma , si algo no encaja  o no me gusta por las razones que sean , también lo recogeré.

En concreto y trasladando lo dicho a este restaurante, os puedo asegurar que ha sido todo un descubrimiento. Nada más salir me dije : tengo que traer aquí a mis padres.

Me encantó tanto por la calidad de los platos como por la presentación de los mismos y por el trato tan acogedor que nos dieron. ¿Lo recomendaría? Ya os podéis imaginar que es un sí rotundo.  Os puedo asegurar que está en mi lista de favoritos y muy bien posicionado. Creo que nos muestra la cocina asiática desde una perspectiva que no se queda en lo meramente conocido y que busca sorprender en todo momento . Juegan con texturas y sabores para ser recordados en los comensales e invitarles a repetir la experiencia.

Estoy segura de que volveré y si vosotros también queréis conocerlo , lo podéis encontrar  en C/ Lagasca 81 – Madrid .

En cuanto los precios ,que también me gusta comentarlo siempre, en su web lo tenéis todo especificado pero la relación calidad – precio es muy buena  y creo que acorde a todo el conjunto.

NOS VEMOS EN EL SIGUIENTE ÑAM ÑAM :D!