¡Buenos días bonit@s!

 

Roma ha hablado, la cuestión está cerrada. – Agustín de Hipona

Siempre nos han hablado de la importancia de viajar, de todo lo que aporta, de no sólo el viaje que da nuestro cuerpo al trasladarse a otro lugar  … también nuestra mente. Se trata de una experiencia tan enriquecedora como adictiva . Hace una semana y media pude volver a visitar Roma y marcar un punto y aparte. Un alto en el camino que me decía que este viaje sería diferente e inolvidable. ¿Por qué ? Por tres razones: el lugar, la compañía y el motivo. Cumplí 26 años en otro país y en un lugar digno de protagonizar cuentos y sueños. Yo, cumplí uno.

Quiero realizar una pequeña Guía de Roma y sus lugares que considero que han de ser visitados . También os diría que os «marquéis » unos ratitos sin rumbo ni mapas y os dejéis llevar vagando por sus calles. Es una ciudad preciosa de principio a fin y a veces hay que perderse en lugares así para encontrarse.

Para que la guía sea completa y no resulte «pesado» a la hora de leerla , he decidido dividirla en partes tal y como hice con la de París. En cada una de ellas, os mencionaré tanto lugares como recomendaciones y mi idea es separarlos también por proximidad. Es decir , todo lo que os mencione en el mismo día será porque son lugares que se encuentran cerca el uno del otro .

Es una ciudad- estado que se encuentra situada en el corazón de Roma. Es mundialmente conocida por ser ser el centro neurálgico de la Iglesia Católica.

Aquí hay tres visitas necesarias: La Plaza de San Pedro , La Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos, recinto en el que se encuentra la capilla Sixtina.

-¡A tener en cuenta! – Se debe llegar temprano si queremos visitar la Basílica ya que es gratuita y la espera se hace infinita  y es recomendable hacer la reserva por la página web si quieres visitar los Museos Vaticanos para evitar las largas colas.

En la Basílica puedes contemplar la Piedad de Miguel Ángel , el Badaquino Barroco y el Monumento fúnebre de Alejandro VII , entre otras maravillas.

La Plaza ya de por sí es preciosa y es increíble toda la riqueza cultural que puede albergar un mismo recinto.

Desde el vaticano podemos llegar fácilmente a pie a este castillo . Su magnitud hará que no tenga perdida y que su admiración este más que justificada.Se encuentra a la orilla derecha del río Tíber y tiene una terraza en la parte superior donde podréis disfrutar de una visión panorámica.

«La construcción del edificio comenzó en el año 135 bajo las órdenes del emperador Adriano, que pretendía utilizarlo como mausoleo para él y su familia. La edificación concluyó en el año 139, convirtiéndose, poco tiempo después, en un edificio militar que en el año 403 se integraría a la Muralla Aureliana.»

En la actualidad, cada una de sus cinco plantas alberga frescos de la época renacentista. El horario es de 9 a 19 : 30 horas y el coste de la entrada general es de 14€

Tras esto , siguiendo la via dei Coronari plagada de tiendas – que merecen mucho la pena tanto por lo que ofrecen como por la decoración de las mismas- llegaremos a la Piazza Navona .

(La Via dei Coronari me gustó tanto que es mi actual fondo pantalla )

La forma peculiar de la Piazza Navona deriva del antiguo estadio romano que allí se alzaba en la Antigüedad  utilizado para carreras de caballos y carros . En el centro de la misma se encuentra la Fontana dei Quattro Fiumi y tras ella la actual embajada de Brasil en el gran Palazzo Pamphilj . También podemos ver en esta misma zona la iglesia de Santa Inés en Agonía.

Resultado de imagen de plaza navona

Para finalizar nuestro primer día, recorrimos las calles de la ciudad hasta llegar al Trastevere . Había leido que es un barrio popular de la ciudad y que comer ahí resulta más económico. Si bien es verdad que el barrio en sí no me llamó mucho la atención – puede también que vistas las anteriores maravillas el listón visual estuviese un poco alto jiji – si que os digo que resulta «más económica» la zona de restaurantes y hay bastantes que ofrecen menú .  Además, el domingo hasta las dos de la tarde hay un mercado gigante que me encantó. Podéis encontrar desde piezas de colección , artículos vintage, piezas de cuero, pijamas , ropa de cama, libros … un millón de cosas. Es suuuper grande y los precios estaban muy bien ¡ lo recomiendo sin duda!

 Roma es como un libro de fábulas, en cada página te encuentras con un prodigio. – Hans Christian Andersen

¿Seguís descubriendo Roma conmigo en los próximos post?