Ayer me detuve por unos cuantos instantes en el retiro y pensando … me di cuenta de lo bonito que sería descubrir mundo.

Recorrer infinidad de países , regiones, pueblos o calles sin saber hasta dónde te pueden llevar . Simplemente hacerlo por el placer de palpar la vida en sus múltiples escenarios.

Os he hablado de París ya en dos ocasiones, en esta guía que poquito a poco estoy formando, y aquí viene una tercera.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Ha supuesto una ventana que se encontraba con la persiana a medio bajar por miedo a que la lluvia de la verdad exterior calara en los huesos , una ventana que decidió hacerle frente y quitarse la venda de los ojos para empezar a disfrutar y eliminar fronteras.

Hoy os hablo de tres maravillas que tenéis que visitar :

  1. La icónica y deslumbrante Torre Eiffel

El mundo nos da la oportunidad de disfrutar de cerca de maravillas como esta. Una construcción de 1889 que se combirtió en todo un símbolo de París y en uno de los monumentos más visitados del mundo.

Sus 300 metros de altura imponen y más a personas con vértigo como yo pero eso no hizo que me detuviese y , al menos, fui capaz de subir hasta la primera planta  ( podéis llegar a pie hasta la segunda planta incluida y aún más arriba en ascensor )

Tanto por la noche como por el día es una parada obligada .

Además , en todas las plantas que os comento , tenéis cafeterías para disfrutar de las vistas y para unas cuantas fotos de ensueño.

En definitiva , ahora entiendo que sea conocida como la ciudad del amor si todos los escenarios que la visten son dignos de la mejor de las historias.

  1. Palacio De Versalles

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO , se trata de uno de los palacios más conocidos y no es para menos.

Particularmente cada sala que iba viendo me iba atrapando . Las paredes están impregnadas de historia y cada rincón se muestra cuidado al máximo .

Una parada necesaria para los amantes del arte , de la historia y del pasado.

Sus jardines interminables y su majestuosa arquitectura te mantienen con la boca abierta de principio a fin.

Ha sido una de las cosas más bonitas que he podido ver. Un palacio embellecido gracias a los monarcas  que se fueron sucediendo en el trono .

La galería de los espejos es una de las más conocidas debido a su gran longitud y a la cantidad de espejos que alberga . Si os soy totalmente sincera, estaba tan abrumada por lo que había visto que la sala me resultó equiparable al resto de la exposición.

Os recomiendo ir con tiempo porque el trayecto hasta llegar allí es largo y la visita merece ser descubierta detenidamente.

Los lunes el palacio permanece cerrado  y el primer domingo de cada mes es gratuito.

  1. Mercado de Las Pulgas de París

Siempre he sido fan de los mercadillos, creo que es una especie de tradición familiar de la que estoy totalmente orgullosa.

Pues bien,  este mercado me pareció súper curioso y original ya que se trata de 15 mercados repartidos por varias calles con diferentes temáticas y mucho que ofrecer.

Arte, ropa, ropa vintage, artículos de colección, muebles, trajes de época, decoración, comida, juguetes … de todo y para todos.

Es difícil poder verlo todo porque solo abre los lunes , sábados y domingos y con una franja horaria un poco limitada para lo amplio que es pero es una de las cosas que más disfruté.

Nunca sabes los tesoros que pueden aparecer en un mercado así.

Dejemos que nuestros pasos sean los encargados de poner alas a nuestras mentes para nunca dejar de descubrir y de descubrirnos.