¡Buenos días mis bell@s! Hoy nos adentramos de nuevo en el mundo parisino para seguir descubriendo cada rincón y enamorarnos (inevitablemente ) de todo lo que nos regala.

El tour va a consistir en dos partes:

Por un lado, el único e increíble Museo del Louvre y por otro lado, El Palacio Nacional de los Inválidos .  A mitad de este camino, os dejaré también una fotografía de un monumento que no mencionaré para que cuando visitéis la ciudad , seáis vosotros quienes me contéis de qué se trataba.

A fin de cuentas, hay que dejar algo sin descubrir para darle a esta aventura un punto más.

¡Empezamos!

Pulsa en el título para seguir leyendo

Inaugurado a finales del siglo XVIII, es uno de los museos más visitados del mundo y no es para menos. Cada pequeño centímetro que habita en este recinto es arte en su máxima expresión.

Afirma que hay que ver para creer , que la belleza puede residir en cualquier parte y que no hay límites en cuestión de arte.

Arte que no entiende de distinciones que se amolda a cada gusto en distintas representaciones, arte que da sin esperar nada a cambio, arte que concede privilegios a los ojos que lo contemplan.

Encontraremos las colecciones organizadas en diferentes departamentos : antigüedades orientales, egipcias, griegas , romanas ,etruscas, objetos de arte , artes gráficas, esculturas, pinturas y arte del Islam.

Todas ellas merecen ser visitadas y contempladas detenidamente porque , sin duda, son un signo claro de admiración, del buen hacer y de evolución.

Cabe destacar seis piezas conocidas a nivel mundial y de las que podemos disfrutar bien de cerca:

Me resulta irónico que hace años mis padres me llevasen a museos de arte y no fuese capaz de valorarlo ni de dedicarle el tiempo que merecían y ahora, no podría entender un mundo si la existencia de la magia que desprenden.

Se trata de un museo que invita a perderse sin tener la preocupación de ser encontrado porque cada pasillo te hace adentrarte en algo de lo que no quieres salir … ni despertar.

Para los amantes del Código Da Vinci, encontrarán la experiencia con un punto más de emoción porque se identifica a la perfección cada mención realizada tanto en el libro como en la película.

Lo podéis visitar cualquier día de la semana menos el martes que permanece cerrado  y los miércoles y viernes cierra a las diez menos cuarto por lo que son días más que recomendados si queréis verlo sin prisas.

Por otro lado y como datos de interés , fue en 1989 cuando se construyó la famosa pirámide de cristal que marcó un antes y un después en la estética del museo y antes de que se convirtiera en museo , Carlos V y Felipe II utilizaron el palacio como residencia real en la que guardaban sus colecciones artísticas.

En definitiva, un lugar para ver y sentir . Un lugar que nos genera paz al instante y nos invita a soñar por sus pasillos. Una visita que recordarás siempre.

Las calles que rodean el museo también invitan a dejarse llevar entre la infinidad de pequeñas tiendecitas y las bonitas cafeterías .

A continuación , os dejo la foto sorpresa de la que os hablaba y sobre la que no haré mención por lo que os mencioné al inicio.

Se trata de uno de los monumentos más importantes de París con una estructura cuanto menos impactante donde se guarda la sepultura de Napoleón. Uno de los grandes iconos de la región.

Fue edificado en el siglo XVII como residencia para los soldados franceses retirados del servicio  y la iglesia estaba concebida para éstos y para el rey.

Su estructura es realmente imponente, es imposible no quedarse atónito ante lo que estas contemplando gracias a la gran riqueza artística y a una gran cúpula dorada que te atrapa desde que entras.

Permite palpar, partes de la historia francesa y del pasado de la armada , así como la admiración hacia un general considerado uno de los mayores genios militares de la historia gracias a sus éxitos .

Un personaje clave para el inicio del siglo XIX y la posterior evolución de la Europa contemporánea. Un ser cuya vida no deja indiferente y  ha sido dotado de inmortalidad histórica.

Se puede visitar todos los días menos el primer lunes de cada mes que permanece cerrado.

Además, podréis visitar al mismo tiempo y un edificio muy cercano , el Museo del Ejército.

Abarca la historia del ejército desde la antigüedad hasta la segunda guerra mundial y no tiene desperdicio.

Armas , armaduras, material fotográfico, visionado de documentales narrando las vivencias de épocas pasadas, trajes , maquetas … Un paseo por la historia .

Sin duda, una visita recomendadísima de la que se necesitan disponer de varias horas para recorrerlo y dejarse empapar por lo que ofrece.

París y su belleza no conoce límites. París no necesita nada, ella misma es reina y pueblo , ella misma es todo para todos. Historia, referente, arte , tiempo , momentos … única.