Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre

Os tengo que confesar que adoro escribir estas pequeñas guías en el blog. Viajar es una de mis pasiones y me encanta poder contar aquí con una pequeña recopilación a la que poder acudir siempre que quiera.

Este mes visité Marsella por primera vez y hoy os quiero hablar de uno de sus barrios más emblemáticos , Le Panier.

Está situado en el centro , muy cerquita del Puerto Viejo y es uno de los barrios más antiguos de la ciudad con una atmósfera de lo más particular.

Llamado también «el barrio de los artistas» , no tardaremos en encontrar razones que lo justifiquen con creces . Sus estrechas calles adquieren diferenciación propia gracias a las numerosas pinturas que las visten . Los colores y la intensidad de los mismos son claros protagonistas.

A medida que vamos caminando, se puede ver una arquitectura que aún conserva los vestigios de la época medieval.

Como curiosidad, su nombre se debe a un antiguo albergue – cabaret , «Logis du Panier» que fue uno de los locales nocturnos que ocuparon sus calles antes de la Edad Media.

Aunque han sido muchos los cambios que estas calles han experimentado a lo largo de los años, hoy es todo un foco turístico gracias a su multitud de particularidades.

Encontraremos también pequeñas tiendas con productos típicos de la zona , como el jabón , y restaurantes con gastronomía también propia del lugar. Por lo que tal vez sea el momento perfecto para probar alguno de los platos típicos o para hacernos con unos cuantos souvenirs.

He visto que podéis visitar la zona en uno de los trenes turísticos que salen desde el puerto pero yo os recomendaría hacerla andando . Creo que es de esos pequeños lugares que tienen algo especial que invita a que lo contemples de cerca .

Está dentro de mi lista de favoritos de la ciudad posiblemente por el arte callejero que la inunda y su minimalismo .

Cabe destacar y prestar especial atención a la Place de Lenche , la Place des Treize Cantons y la Place Des Moulins .Zonas dentro de esta aventura a todo color que merecen ser vistas.

En próximos post os iré detallando más zonas de Marsella y compartiré mi visión general de la misma con la intención de que pueda seros de utilidad de cara a futuros viajes o simplemente conocer un poquito más de uno de los lugares que componen la costa azul francesa, pero lo que es seguro es que si os decantáis por esta ciudad, tenéis que marcar esta calle en vuestro mapa particular.

Nos vemos en el próximo post mis bell@s!

Vivimos en un mundo maravilloso que está lleno de belleza, encanto y aventura. No hay un límite para las aventuras que podemos tener siempre y cuando las busquemos con los ojos bien abiertos