Oasis de color, paz a medida, olores de verano, sabores para ser probados , sueños dispuestos a ser cumplidos, música que invita a ser bailada.

El mercado de las Dalias tiene todo eso y mucho más. Es uno de los sitios de visita obligada si vais a la isla y uno de los lugares que más me sorprendió por la magia que irradia todo el conjunto.

Ibiza ha sido la primera parada de mis vacaciones y como siempre, quiero compartir con vosotr@s aquellos lugares que considero que merecen una marquita en nuestro mapa de ruta particular .

El mercado de las Dalias se encuentra en la carretera de San Carlos , km 12, y ofrece a los visitantes artesanías, ropa, accesorios e incluso mobilario y artículos que captan toda nuestra atención gracias a su originalidad. Además, también es un sitio perfecto para cenar pues hay una carta amplia apta para todos los gustos. El horario de apertura es a las 19h hasta el cierre que ahora mismo , dada la situación actual, es a la una de la mañana.

En cuanto al look, es momento para ser creativo , para inspiraciones hippies y outfits desenfadados pero con personalidad. Tenía muchas ganas de volver pues ya había estado hace tres años y me quedé con ganas de repetir en un futuro y la verdad que el pantalón que os enseño me parecía el idóneo para la ocasión.

Adoro los pantalones troquelados y si además, son de un tejido ligero ya es el combo perfecto.Son súper fresquitos para los días donde el calor no nos da tregua y su color actual a la par que atemporal nos regala un abanico ilimitado de posibilidades.

En esta ocasión , me he decantado por la neutralidad del negro . Una opción segura que siempre sienta bien y se adapta a todos los gustos y figuras. También he querido optar por jugar con las amplitudes y los volúmenes con una blusa vaporosa para la parte de arriba que acompaña nuestros movimientos y que gracias al tipo de tela puede ser llevada tanto a un evento más formal como a un plan más desenfadado.

Ya sabéis que contemplar las posibilidades que nos puede ofrecer un artículo o una prenda, es un requisito imprescindible para mí antes de realizar una compra. Un seguro de que esa inversión, por pequeña o grande que sea, resulta positiva. Al final es importante ver qué necesitamos y dar valor al hueco que ocupará esa nueva compra en nuestro armario.

Y hablando de compras, estas sandalias Buffalo han sido una de mis mejores incorporaciones de este año. No os imagináis lo cómodas que son y gracias a su doble suela , añaden unos centímetros extra que favorecen y alargan visualmente nuestras piernas. Tanto es mi amor hacia estas sandalias que he mirado ya otras tonalidades porque de verdad creo que son un básico de armario como pueden ser unas Converse o unas Dr.Martens.

Por último, un bolso de tamaño medio que permite albergar cualquier compra que nos conquistase durante nuestra visita al mercadillo y que además combina las tonalidades del look.

En definitiva, un plan diferente que merece ser disfrutado. Desde recorrer cada uno de los puestos , a disfrutar de un tentempié y un mojito , a ser partícipe de los bailes y la música en directo.

Ver para sentir. Descubrir para dejarse conquistar , dejarse llevar sin pretensiones , disfrutar de los minutos y saborearlos porque el tiempo sí se saborea, lento, haciendo que cada segundo cuente y qué importante es eso.