Tal y como os adelanté la semana pasada , continuamos hoy con la guía de Toulouse que dividiré en 3 partes .¡¿Preparados?!!


Catedral de Toulouse

Situada en Pl. Saint-Étienne y dedicada a San Esteban , es uno de las paradas obligatorias de nuestro viaje.

Una de las curiosidades más notorias entorno a ésta y que rápidamente consigue captar nuestra atención es que fue alzada en estilo románico pero posteriormente y debido a los deseos de un obispo, se continuó en estilo gótico por lo que es fácil darse cuenta de la diferencia entre fachadas

Una vez dentro, merecen especial atención los grandes vitrales que encontraréis en distintas zonas de la misma pues ha conseguido conservarlos todos ellos y se remontan , gran parte, al siglo XIV. La presencia del órgano barroco también será otro punto al que enfocar toda nuestra atención.

La entrada a la Catedral es gratuita y el horario es desde las ocho de la mañana hasta las siete de la tarde, menos los domingos que el horario de visita comienza a las nueve.

Perderse por sus calles

Veréis que se trata de una ciudad muy accesible con todos los puntos de interés muy concentrados en el mapa por lo que mi recomendación es que entre visita y visita os dejéis llevar entre sus calles porque os dará tiempo a todo y tiene rinconcitos realmente bonitos.

Además , también debéis incluir parar a tomar un dulce, ya sea un crepe o un croissant.¿ Hay algo más francés? Tenéis en casi todas las cafeterías y los precios van desde los tres a los seis euros.

Pont Neuf

Se trata del puente más antiguo que atraviesa el río Garona que servía antiguamente de entrada a la ciudad, uniendo el casco antiguo con el barrio de Cours Dillon. Su construcción comenzó en 1544 y pudo finalizarse en 1632.

Es una maravilla poder contemplar las vistas desde allí y permite ver también otros puentes como el Pont Vieux o el Pont dels Catalans.

La Basílica de San Sernín

Será nuestro último punto en esta parte de la Guía ; se trata de la segunda iglesia más antigua de toda Francia . Un santuario construido en el emplazamiento de la tumba de San Sernín, obispo de Toulouse .

Su construcción comenzó en el año 1080 y poco a poco fue sufriendo modificaciones y ampliándose.

Se encuentra en Pl. Saint- Sernin y es para mí la construcción más bonita de esta índole de la ciudad.

La entrada es gratuita y el horario va desde las ocho y media de la mañana a las siete de la tarde, menos los domingos que cerrará a las ocho.

Así pues y añadiendo tres lugares más a nuestro mapa, termino con una curiosidad sobre la ciudad :

«Toulouse y la violeta. Cultivada en la ciudad desde 1854, estuvo a punto de desaparecer un siglo después. Recuperado su cultivo, sigue siendo uno de los emblemas de Toulouse. En febrero protagoniza la Fiesta de la Violeta y tiene su particular paraíso en La Maison de la Violette, una embarcación amarrada en el Canal du Midi.»