¡Buenos días bonit@s! Empezamos el miércoles con la última parte de la guía de París. Tengo que reconocer que me da cierta nostalgia escribir esta parte y despedirme de un viaje que recuerdo como si hubiese sido ayer, con el cariño de una bienvenida que te da un lugar por conocer , el frío de un invierno que te sugiere que saques tu bufanda para recorrer las calles y la ilusión por conocer lo que tus ojos verán en cada instante.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Os prometo que una de las cosas que más ilusión me hacía era poder ver el Moulin Rouge y me resulta imposible describir como me sentí cuando hice esta foto . Creo que sí existe la magia, creo que viene representada en lugares, momentos, edificios, cuadros, telas , colores, cafés … creo que nos rodea para hacer que nuestro día contenga algo especial , para decirnos a nosotros mismos de que merece la pena y que caminando se llega a cualquier parte.

La parte «negativa» de la magia es que a veces queda representada en un espacio durante la historia y acostumbrados a verla día tras día … no nos damos cuenta de la grandeza que se asoma tan cerca de las miradas que apresuradas pasan . Me explico: puede que si vivimos al lado del retiro y pasamos cada día por ahí para ir a trabajar y para volver a casa , dejemos de contemplar con entusiasmo lo que vemos por el mero hecho de acostumbrarnos. Por favor, alcemos siempre la mirada ante lo que tenemos para regalarnos ese segundo mágico.

No podría ni imaginar todo lo que puede albergar el escenario de un lugar tan emblemático como el Moulin Rouge. La cuna del Can- can es una visita obligada que os atrapará y os dejará con ganas de más.

Construido a finales del XIX , ha tenido como protagonistas a celebridades como Edith Piaf y Frank Sinatra.

Una obra de lo más romántica  formada por 612 baldosas que actúa de reflejo de amor y paz dejando a un lado cualquier tipo de barrera.

Está ubicado en la Colina de Montmartre y es perfecto para ver tras el Moulin por lo próximo que se encuentran .

La idea  es fruto de Fréderic Baron que propuso conjugar el amor en todos sus idiomas y reunió «te quieros» en más de 300 idiomas  y dialectos.

Una obra que merece ser contemplada y difundida como un símbolo, una representación directa de que en cuestión de amor no hay fronteras que puedan hacerle frente .

Un precioso y extenso jardín florentino salido del mejor de los cuentos  en el que parisinos y turistas podemos descansar y disfrutar de un ambiente  muy relajado  repleto de árboles y esculturas .

Se encuentra ubicado muy cerca del Museo del Louvre y de la Plaza de la Concordia y os diría que son de obligada visita.

Es uno de los más concurridos y bonitos de la ciudad donde podréis sentaros después de una intensa caminata y disfrutar de los artistas callejeros que por allí rondan y del resto de las maravillas .

Se trata de una de las plazas más representativas de París y la segunda más grande de Francia. Fue construida en el siglo XVIII y alberga en el centro un enorme obelisco proveniente de Lúxor donado por el virrey de Egipto.

También podemos encontrar dos fuentes de estructura romana y dos imponentes edificios : la sede del Ministerio de la Marina y el Hotel de Crillon, uno de los hoteles más lujosos del mundo.

Un lugar precioso tanto por su propio contenido como por lo que lo rodea.

Cierro mi guía con este «pequeño – gran » palacio que alberga el Museo de Bellas Artes de París. Está ubicado entre los Campos Elíseos y Los inválidos y fue construido en torno a un precioso patio ajardinado . Curiosamente, está situado enfrente del Grand Palais y guardan un gran parecido.

El lunes permanece cerrado pero el resto de días lo podéis disfrutar de 10 a 18 horas.

Y hasta aquí mi pequeña guía por París. No he podido mostraros todo lo que me gustaría por dos razones: primero, por extensión y segundo porque me gustaría que leer lo que he compartido os incite a descubrirlo por vosotros mismos.

Creo que los años he aprendido a valorar cosas que antes pasaba un poco por alto. He aprendido a darle al arte el espacio y el tiempo que merecen , a ver que un viaje te regala infinidad de cosas y un saquito de ganas que te llevarás contigo siempre en la mochila para en el momento que se pueda … salir de nuevo a recorrer mundo,  a entender eso de que las prisas no son buenas y que a veces nos perdemos mucho por llevar la vista al suelo. Creo que si crecer es sinónimo de entender y de abrir los ojos frente a lo que tenemos  … me parece bien que el calendario me reste días hasta llegar a sumar otro añito en mi DNI porque me está dando mucho más.

Soy de ese tipo de personas  que preferían mirar el mundo tras una pequeña ventana que cargar una mochila con un par de camisetas y empezar a andar . Por suerte, me he dado cuenta de lo equivocada que estaba y del privilegio que algo así supone.

Creo que si tenemos la oportunidad de ir a donde sea, debemos dejar los miedos a un lado y encerrarlos con fuerza y bajo llave para que cuando miremos a ese calendario de vida podamos ver que lo hemos protagonizado en escenarios que nos han gritado : merece la pena.