Adoro la intensidad del color . Tonalidades que adquieren presencia por ellas mismas y que , de una forma u otra, impactan. Adoro la fuerza que les regala a las prendas  y la forma en que puede ser combinadas.

 

 

Hoy os quiero hablar de una falda que tiene una tonalidad exactamente de esas características.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Cuando vi esta falda , me cautivó. Creo que sus características hacen que sea una prenda especial que busca dar un pasito más allá y apostar por el color para sacar partido a nuestros looks y resultar de lo más favorecedora.

 

 

 

Me gustan las faldas que se ajustan bien a nuestro cuerpo y ésta cumple con ello a la perfección. Actúa casi de segunda piel y consigue favorecer tanto la cintura como la cadera. Por otro lado, su estilo drapeado nos transporta directamente a la estética de los años ochenta para volver a recordarnos que la moda es cíclica y que aquello que funcionó, seguirá haciéndolo a lo largo de la historia.Consigue darle originalidad y un punto divertido pero a la par que elegante y muy femenino.

 

 

El único punto que hay que tener en cuenta con el drapeado es el volumen. Consigue dar un aire romántico y delicado a las prendas que lo portan pero sí que es cierto que dará más volumen a la zona. Hay diseños de todos los estilos y tenéis drapeados muy ligeros donde el efecto visual será muy poco notorio .

 

 

Como curiosidad, las primeras prendas completamente drapeadas surgen alrededor del siglo XII a.C. en Grecia y eran llevadas por ambos sexos indistintamente.Posteriormente y a partir del siglo XVIII, lo vemos totalmente incorporado en la moda femenina y manteniendo la presencia hasta ahora.

 

 

Como os decía al principio y haciendo de nuevo referencia al color, se trata de un fucsia que personalmente creo que aporta muchísima luz. En esta ocasión , he querido mantenerla y combinarla con blancos que conseguirían potenciar ese efecto.

El top que os enseño es uno de mis favoritos, es súper pegadito y favorece un montón. Además tiene el detalle de las mangas que encontramos tan en tendencia ahora mismo.

 

 

En cuanto al calzado, he optado por unas sandalias en el mismo color que la falda. He de confesaros que cuando las compré pensé que únicamente le daría uso en situaciones especiales pero la verdad que estaba equivocada. Les estoy sacando muchísimo partido y se han convertido en unas estupendas aliadas para elevar los looks más sencillos y en este caso , eran la opción perfecta pues comparten el mismo color y ya sabéis que me encanta mantener tonalidades .

 

 

 

Siguiendo con esto, he elegido un clutch en una de las tonalidades de las rosas que protagonizan el estampado de nuestra prenda principal.Es perfecto para llevar lo necesario y mantiene la línea elegante y femenina que estábamos construyendo.

 

 

En definitiva, se trata de un outfit con el que me siento cien por cien yo. Un look que me encanta y que creo que puede ser llevado a mil ocasiones , una muestra de personalidad hecha prenda, una muestra de que se puede jugar entre telas y atrevernos .

 

 

Y se dijo así misma que lo más importa era lo que veía frente al espejo. Ella . Y pensó en explotar cada una de las facetas que hacía que fuese aún más , dejó llevar su imaginación y recordó cada uno de los momentos que la hicieron sonreír. Se agarró a ellos y prometió no soltarlos. Se prometió no dejarse caer . Un «ella» al cien por cien. – ohyepblog