Y tal vez así ya me hubiese imaginado. Correteando entre los jardines plagados de margaritas y amapolas ,  saboreando las bocanadas de aire que me regala el viento,  notando la sal de mar que se posa ligeramente en mi piel, mi espalda acogiendo la temperatura del sol en pleno y ardiente verano .

 

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

 

Que la normalidad vuelva a ser parte de nuestra vida junto con las ganas de disfrutarla, que volvamos a sacar de nuestro armario esos vestidos que estaban a la espera con etiqueta y protagonicemos un baile digno de convertirse en icono, que nos demos cuenta de que no hacen falta motivos para celebrar pero que si nos empeñamos en buscarlos, únicamente tenemos que mirar a nuestro alrededor  , valorarlos y verlo con los ojos bien abiertos y darnos cuenta de que el tiempo apremia.

 

 

Particularmente, vuelvo poco a poco a la normalidad de disfrutar de la moda, de escribir y de escribiros aquí, de enseñaros aquello que me atrapa e inspira.

Creo que el look de hoy es súper apropiado para decirme a mi misma que tras el parón , todo ha de volver con las energías cargadas y con las ideas claras , puestas en la línea de salida y dispuestas a alcanzar metas pero sin olvidarse de disfrutar del camino .

 

 

 

Y puestos a hablar de todo un poco, he de confesaros que me he vuelto una auténtica enamorada de los conjuntos de dos piezas . Podría deciros que el motivo está en la facilidad que nos brindan pues nos dan todo hecho casi sin quererlo pero no es esa la razón. Encuentro en ellos un rompecabezas perfecto que nos permite multitud de posibilidades, llevarlos al son o reinventar la idea principal y jugar a ir un pasito más allá.

El que os enseño hoy me encantó por las formas, el volumen en las mangas que tan en tendencia está , los frunces de su falda que favorecen nuestra silueta, los volantes que conjugan a la perfección , el estampado adecuado a la estación y el escote tan femenino como sutil.

 

 

 

 

Añadir color a un estampado que te lo pide y que lo permite gracias a la combinación de colores. Para esto, nada mejor que unas sandalias de un fucsia que no deja indiferente y a fin de cuentas la moda tiene este matiz bien integrado en su ADN, dotar de identidad aquello que llevamos .

 

 

Es un calzado perfecto para nuestro día a día gracias a la comodidad de su tacón. Además, aporta muchísima luz y  resulta un aliado fundamental para aquellos outfits más básicos.

 

 

 

Volviendo al volumen en las mangas, cabe decir que es toda una tendencia de inspiración ochentera que ha sido impulsada actualmente por grandes firmas de la moda.

En relación a la manga abullonada, provoca un efecto visual de estrechar nuestra cintura y favorecer la silueta al marcar los hombros de forma pronunciada.

 

 

 

Le preguntaron hacia donde y contestó : «sin prisa» . Era de esas personas que abrazaban el momento y disfrutaban haciéndolo. De aquellas que a pasos cortos llegaba lejos , dibujaba mapas entre parpadeos y seguía a ciegas su instinto . Era de esas personas que se decían una y otra vez , confía y guardaba bajo la almohada un cuaderno de sueños que ojeaba cuando creía que nadie la miraba porque ahí , en la intimidad generada entre sus ojos y el papel, encontraba respuestas – ohyepblog.