Me dieron la oportunidad de ver un pasito más allá y no lo dudé.La posibilidad de experimentar y casi palpar el cambio. Un cambio que marca y cala, un cambio que te hace ver que diferencia y realidad van de la mano más de lo que nos pondríamos imaginar.

 

Ver para creer .

 

 

Hace una semana comencé una aventura por tierras marroquíes junto con otras compañeras bloggers. Nuestro destino durante los próximos días era Fez y hoy os quiero hablar de ello. ¿Por qué ? Porque ya estoy de vuelta , porque tal vez me apetezca compartir unas cuantas ideas que me rondan o simplemente por dejar plasmado aquí, como he hecho otras veces, un pedacito más de mi álbum personal de vivencias.

 

 

 

Os invito encarecidamente a descubrir todo aquello que podáis, a dejaros llevar y a abandonar los miedos. No os pongáis limites porque no sirven para nada , salvo para cargar piedras en nuestra espalda. La misma espalda que está deseosa de ser quien sostenga cada paso que des por el mundo.

 

 

 

 

Y es increíble que en un mismo mundo, en un mismo año , en un mismo siglo … encontremos desigualdades de una magnitud que asusta . Creo que hasta que no seamos conscientes de ello, no nos daremos cuenta de la suerte que tenemos por haber «caído» en ese cachito al que  llamamos hogar.

Si tengo que resumir esta experiencia en una palabra, me decantaría por «visión». Me ha dado la perspectiva que a veces nos cuesta tanto encontrar. Me ha regalado el poder conocer otra cultura tan diferente a la nuestra con las costumbres que la siguen. Y a fin de cuentas, creo que es eso mismo lo que nos brinda la libertad. Me refiero al poder de decisión sobre nosotros mismos, a armar una maleta y disponernos a dibujar un mapa que nos acompañará siempre.

 

 

 

 

Me siento agradecida tanto por la oportunidad como por el poder del que os hablo y también me he dado cuenta de algo muy importante. Dudar de nuestra fortaleza es dudar de nosotros mismos y nadie te acompañará más que tú. Parece una obviedad pero no está de más tenerlo presente aunque a veces tengamos que pisar suelo en otro continente para reafirmarlo.

 

 

 

Y aquella chica , soñó con romper barreras, con la «elección de» sin tener en cuenta ningún qué ni por qué. Soñó con hacerse eco, con elevar su voz por encima de cualquier frontera que intentase impedirlo. Soñó con dejar la huella de sus botas en aquel suelo desdibujado por los millones de pisadas que habían acudido de visita. Soñó con tener alas y surcar todos los mares de sus libros favoritos y puede que protagonizar alguna que otra batalla.

Hoy ,puede decir que ya hay una página más en esa autobiografía personal que poco a poco … la define.

 

 

Simplemente quería empezar así este viaje que poco a poco os iré enseñando tanto por aquí como por mi instagram (@ohyepblog) . Feliz fin de semana mis bellos❤

I'm back!!!!!