¡Buenos días bonit@s!! ¿Qué tal ha ido la semana ? Tengo un montón de cositas que contaros . Ayer estuve en la Vogue Fashion’s Night Out y muy pronto os hablaré de ello con todo detalle  pero … mientras tanto y como cada viernes, un nuevo look !!

Pulsa en el título para seguir leyendo

Seguro que todas tenéis una falda comodín . Sí, una falda que te permite crear tantos looks que no podrías ni contarlos. Una falda cómoda , fácil de llevar pero con un toque distinto , con algo que la haga especial ( además de su versatilidad ) . Una falda que te sienta divinamente y que puedes lucir tranquilamente en cualquier época del año.

¿ La visualizas ? Pues bien , yo hoy os enseño la mía.

En esta ocasión he decidido “ocultarla” y hacer que pase desapercibida al querer crear un look en el que visualmente las dos piezas pudiesen parecer solo una. De tal forma que una blusa y una falda, simulen un vestido.

La blusa fue un regalo de mi madre y está claro que conoce mis gustos a la perfección. Me encanta el detalle de la lazada a ambos lados y ese tímido escote en pico que me resulta muy favorecedor .

Es súper vaporosa por lo que es muy cómoda de llevar y en conjunto , la definiría como femenina y elegante.

Esta última característica fue una de las razones por las que decidí conjuntarla con una falda de este estilo ya que quería romper un poco con la sobriedad que inicialmente nos podía dar.

Por último, unas sandalias de lo más vistosas. Son de tacón ancho y gracias a su diseño , sujetan perfectamente el pie.

«El placer de vestirse es un arte» -J. Galiano 

 


👚 Blusa: Stradivarius

👗 Falda : Romwe