¡Buenos días bonit@s!! Empezamos la semana con un nuevo look donde la falda adquiere todo el protagonismo gracias a sus bonitos detalles.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Una falda plisada donde los colores brillantes conjugan varias tonalidades : rojos, dorados y negros para dar un toque femenino y sofisticado a cualquier outfit.

Pero no debemos encasillar por esto a la prenda como única opción para looks de fiesta  o para esos eventos que surgen de manera más puntual y que al final hacen que le saquemos  poco provecho. Aquí , los zapatos juegan un papel crucial.

Podemos transformar un look totalmente gracias al calzado adecuado. Ahora, quítale los tacones  y planta unas deportivas de doble suela negra con una camiseta básica negra o unas sandalias planas con una blusa repleta de bordados. Las posibilidades son infinitas.

En esta ocasión, sandalias doradas de tacón ancho  y una blusa negra con pequeños flequitos que crean un efecto visual muy favorecedor.

Por último, un bolso de mano estilo bombonera. Me estoy acostumbrado a utilizar este tipo de bolsos para el día a día  gracias a su correa. Además, no pesan nada y tienen el tamaño justo para llevar lo imprescindible.

Esa falda. Esa falda que lleva tu nombre entre costuras. Esa falda que te transporta automáticamente a cualquier cuento de hadas en cuanto la vistes. Esa falda que parece a medida , que actúa como segunda piel de cintura para abajo. Esa falda que te acompaña en esas ocasiones donde los nervios están palpables y la importancia del momento brilla  en cada rincón. Esta es mi » esa falda » …¿ cuál es la tuya?..