Adoro la sensación que resulta de crear , de divertirte con algo y en el proceso, de ser uno mismo por encima de cualquier cosa – circunstancia u opinión. Adoro las decisiones que se toman en el transcurso de un parpadeo porque suelen ser las que conllevan una verdad incalculable , los cafés que se toman hasta la última gota para prolongar la charla o darle más segundos a esa mirada que no quieres que se escape.

 

 

 

Adoro la moda y todo lo que conlleva , las cadenas que logra romper entre patrones y las fronteras que pisa con fuerza ofreciendo oportunidades bajo unas  telas. Adoro el «quiero ser» que puede ser conjugado de tantas formas como estados de ánimo lo acompañen y las pequeñas cosas que a veces adquieren el poderío de cualquier gigante protagonista de esos libros de almohada que antes nos contaba.

 

 

Pulsa en el título para seguir leyendo

 

Recuerdo que hace un tiempo cambié. No me malinterpretéis , todos cambiamos pero me refiero a que hace un tiempo fui plenamente consciente de que el cambio se dio. Me di cuenta de que adoraba salir de ese rebaño , que podía mezclar perfectamente azul y negro , naranja y amarillo o rojo y rosa si tras todo ello, mi sonrisa iba primero. Parece un tópico pero en el momento en el que decides apostar por quién quieres ser frente cualquier otra cosa, todo viene rodado. Porque salga mal o salga bien, has estado bailando al son de una música que has decidido , por ti misma, que querías que actuase de banda sonora y que bien sienta todo eso.

 

 

Por reconducir un poco la situación y centrarme en el outfit de hoy , os comento :

Os había enseñando ya anteriormente esta chaqueta combinada con su segunda pieza, pues forma parte de un traje que me parece tan femenino como versátil y haciendo precisamente alusión a su versatilidad, hoy me apetece enseñaros esta prenda combinada con un short de ante en un color que me tiene completamente conquistada.

Creo que es de esos colores tan bonitos y con tanta fuerza que no permiten que no les hagas un hueco en tu closet.

 

 

Lo he combinado con un bolsito que si tuviera que definir en una palabra, os diría original. Actúa de cartera con un interior hecho para nuestras tarjetas y ahorros y para guardar el móvil en un espacio hecho a medida para el mismo. Me resulta muy práctico contar con un accesorio así que permite tener todo lo necesario perfectamente adornado y le da cobijo dentro de un diseño elegante que posee líneas clásicas y actuales a la par.

 

 

He querido mantener las tonalidades que forman la chaqueta , nuestra prenda principal, y seguir jugando con el negro y el azul a partes iguales. Así mismo , le doy cabida al blanco también con una camisa que asoma tímidamente bajo nuestro jersey negro y que aporta , en mi opinión , un equilibrio perfecto.

 

 

 

En cuanto a las botas, me gustan especialmente este tipo de diseños. Diseños que tienen algo especial y que consiguen diferenciarse. En esta ocasión , la media caña le otorgan todo ello. Son extremadamente cómodas gracias a su tacón cuadrado y sientan muy bien tanto con pantalón como con vestidos y shorts.

 

 

Juguemos. Juguemos a construir castillos de arena que sean capaces de sobrevivir a cualquier marea. Juguemos a ser tan fuertes que nadie consiga pararnos, juguemos a ser quienes queramos ser – sin trampa ni cartón – , juguemos a recorrer mundo a zancadas o a pequeños pasos pero disfrutando de lo andado, juguemos a ser rocas que se mantienen firmes allí donde encuentran hogar o tal vez tengamos la libertad del viento para tener tantos hogares como nos dicte el corazón. 

Juguemos hasta que el juego se acabe convirtiendo en rutina – ohyepblog. Feliz sábado bonit@s!