No es ningún secreto que siempre he sido fan de los conjuntos de dos piezas. Tampoco lo es el hecho de que el color Lila se ha convertido en toda una tendencia esta temporada que no ha dejado mirada sin ser captada o atrapada. Pues con todo ello y siendo una amante incondicional de las tonalidades, os imaginaréis lo mucho que me gusta el conjunto que os enseño hoy. Vamos a conocerlo en detalle.

Dos elementos unidos en total sintonía . Por un lado, una falda de polipiel que se ajusta perfectamente gracias al cinturón que la rodea y por otro lado, una chaqueta que combina dos tejidos para jugar con aire retro pero con matices actuales.

El tejido de polipiel con la combinación del estampado de cuadros , aportan originalidad a una prenda , que como os decía y bajo mi parecer, juega a mantenerse en equilibrio entre dos estilos . Y en referencia a esto y haciendo un breve paréntesis, medias tintas aquí sí son buenas. Me refiero a que no hay por qué categorizar o definir una prenda ,pues puede darse un paseo entre diferentes épocas / movimientos / estilos y dar como resultado la propia visión del creador en ese recorrido. Pero bueno, sea cual sea el caso y volviendo a nuestro look de hoy, otro elemento que tengo que destacar es el volumen.

Hemos visto mucho como las hombreras han decidido acomodarse en nuestro closet y también ha habido espacio en el mismo para las mangas abullonadas, los grandes volúmenes o las proporciones irregulares .

Particularmente, creo que es un elemento con el que hay que tener especial cuidado ya que puede resultar muy favorecedor o magnificar ciertas zonas o rasgos que pueden que nos den una imagen contraria a la buscada. La chaqueta posee un diseño que compensa el ligero volumen de la parte superior porque las mangas acaban totalmente entalladas y visualmente se ve el conjunto favorecido .

He querido combinarla con una prenda sencilla de un lila claro para mantener las tonalidades y únicamente salir de esa gama cromática con el negro . El estilo working – girl que irradia el conjunto me encanta.

Vuelvo a recurrir a las medias de topitos que tanto me gustan. La forma evasé de la falda también resulta muy favorecedora y el diseño del cinturón es un punto a favor. Siempre es un plus a tener en cuenta en prendas más rígidas porque nos permiten jugar con unos centímetros y entallarla a nuestro gusto.

Por último, unos botines negros de tacón ancho que nos regalan comodidad en las alturas para afrontar cualquier día sin problema.

La belleza de su entorno la abrumaba. La grandeza de lo pequeño albergaba un poderío embriagador . Digna estampa protagonista de los cuentos de cuna, de la magia atrapada en tantas chisteras dispuestas a hacernos creer , del posado de la primavera cada año . No sabría deciros en qué momento se dio cuenta de los tesoros diarios que le regalaba la vida pero os aseguro que , desde entonces, no se perdía ni un contoneo del viento – ohyepoblog.