¡Buenos días bonit@s!

Comenzamos semana con un nuevo outfit pero esta vez, no os quiero hablar del conjunto y sí de dos elementos que lo forman.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Por un lado , un abrigo más que perfecto para esta época del año gracias a su forro interno , a lo mullidito que es y a una capucha de pelo que hace que no queramos separarnos de ella .

Por otro lado, unas botas altas. Ya sabéis que se han convertido en mi pasión este año.

Dicen que a las que somos bajitas no nos sientan bien y yo creo que ya es hora de hacer oídos sordos a tanta leyenda urbana.

He querido simular con la chaqueta la forma y la continuidad de un vestido para que así pudiese tener más protagonismo .

Reinventarse siempre es una buena opción y aunque yo esta vez incluya unos jeans, podemos llevar perfectamente cualquier abrigo como vestido e incluso añadirle un cinturón a mitad para darle un toque desenfadado.

Poder aprovechar al máximo nuestras prendas es una clara reafirmación de que las hemos escogido bien porque su versatilidad hace que seamos nosotr@s las que decidamos el límite.

Y volviendo a las botas, creo que tanto su diseño como el color y la forma del tacón hacen que se salga un poco de las que solemos estar acostumbrad@s a ver en nuestras tiendas favoritas.

Además, al ir acordonada no tenemos que preocuparnos de que se puedan ir bajando porque podemos ajustarlas a nuestro gusto.

Luce aquello que te guste tal y como a ti te guste que para eso es tuyo