Cada persona tiene su propio color, una tonalidad cuya luz se filtra apenas a lo largo de los contornos del cuerpo. Una especie de halo. Como en las figuras vistas a contraluz.
(Haruki Murakami)

 

 

El color verde siempre ha tenido un hueco  importante en mi armario. Símbolo directo del equilibrio ,  la naturaleza , armonía ,es uno de los tonos más aclamados y bien recibidos entre los amantes de la moda. Particularmente creo que resulta muy sofisticado y versátil a la hora de conjuntarlo.

 

El binomio formado por verde y blanco me parece todo un acierto. El color blanco siempre nos aportará luz . Ni que decir tiene que no conoce de limitaciones a la hora de ser llevado  y que jugar con un outfit monocromático se ha vuelto una tendencia imperante que se ha ido apoderando del streetstyle .

 

 

 

 

Cuando compré esta americana ,estaba segura de que le daría muchísimo uso. Tiene un corte súper favorecedor , es ligera y muy fluida por lo que resulta perfecta para todo el año .

Forma parte de un traje que también os enseñaré y aquí volvemos a destacar la «capacidad de adaptación » que tienen los conjuntos de dos piezas pues resultan todo un acierto tanto combinados entre sí como con otras prendas.

 

 

 

Adoro los shorts vaporosos con estructura que nos aportan volumen y favorecen nuestra silueta. Son prendas sencillas pero con un poder increíble para potenciar, favorecer y captar la atención de cualquiera que se cruce en su camino.Se ajusta perfectamente y gracias al tejido resultan muy cómodos de ser llevados , acompañan nuestros movimientos al son y se convierten, en definitiva, en los aliados perfectos para este verano.

 

 

 

En cuanto a calzado, unas sandalias de color gris con tacón anchito para afrontar nuestro día sin problemas. Este es el tipo de sandalias que más utilizo en mi día a día  porque nos estilizan sin restar un ápice de comodidad.

 

 

En cuanto a los complementos, he querido mantener el conjunto de tonalidades y añadir también dorado y negro para darles un papel protagonista y romper con la estética tricolor que estábamos creando.

 

 

 

 

Era impredecible, de esas personas que poseen la fuerza del viento  y causan el efecto de las olas a su paso por la  arena. Era vida , una vida que decidió llevar precisamente a su manera. Era ganas, tacto y luz . Era colores , tonalidades que eran bienvenidas y que adoraba descubrir.  Alguna sombra quiso tapar recuerdos pero siempre conocía todas las salidas. No se detenía frente a nada y así acabó … feliz.