Tiempo . Es curioso como pasa el tiempo ,las hojas del calendario que casi sin darnos cuenta se despiden para dejarnos paso a nuevas oportunidades, nuevos retos , ilusiones y amaneceres.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Es curioso como un año ha volado, planeando delicadamente a nuestro lado , guiñándonos un ojo en los momentos difíciles y haciéndose eco del viento para darnos ese empujón que a veces tanta falta nos hizo.

Siempre me entra cierta nostalgia el último día del año, supongo porque me gusta abrazar con fuerza cada recuerdo que ha hecho que de una u otra manera ese año contenga significado y sin duda, este último ha supuesto un punto de inflexión, un alto en el camino , un suspiro en un momento de desahogo, un rayo de luz en cualquier día nublado.

Ha sido el comienzo de un descubrimiento, de un yo misma que se levantó con más ganas de luchar y conocer mundo que nunca. Una persona que decidió que el «ahora o nunca» puede ser determinante  , que se dio cuenta de que mil pasos acaban llevándote a algún lugar y que a veces , conviene no coger atajos .

Si hago balance y echo la vista atrás, solo puedo ver cosas buenas. Alguna vez me dijeron que el lugar en el que te encuentras no es más que un mero fondo para la vida que decides llevar. Lo cierto es que creo que no se podría estar más equivocado. Hay lugares que te hacen ser más, que te dan la fuerza que igual no encontrabas o que por desuso ésta decidió alejarse , que te brindan la posibilidad de… , que te invitan a experimentar y a conocer. Madrid, ha sido un cambio que solo ha hecho sumar. Ha sido la llama que ha despertado interés, las ganas locas de conocer más , de viajar echando solo la vista atrás para saludar a los que siempre fueron y serán parte de cada andadura por muy lejos que te encuentres.

No sé si me quedaré en esta ciudad porque como os digo, tengo hambre de mundo y qué bien se siente uno con esta sensación dentro.

Creo que limitarse nunca debería ser la opción ganadora. Creo que a veces nos reprimimos a no hacer algo que de verdad nos pellizca el corazón desde dentro y nos sobrecoge por miedo y queridos lectores, el miedo sólo tendrá la inmensidad que nosotros queramos regalarle . El miedo no puede tener el poder de paralizarnos y dejarnos fríos , aturdidos y acostumbrados a una rutina que tal vez no nos hace feliz pero nos aporta comodidad.

¿Comodidad? Hablan de ésta como si fuese sinónimo directo de intensidad y yo solo veo un conformismo que se marchita por haber ganado la partida.

He disfrutado de crecer y no me refiero con esto a esas pequeñitas arrugas que se asoman cerca de las mejillas para recordarnos que debes seguir dibujando esas sonrisas , me refiero a ese crecimiento que permite coger escaleras para saltar cada muro interno y poder divisar las estrellas. Saber que las compañías solo deberían sumar , que el amor puede ser soporte , impulso  e ilusión  pero es algo por lo que merece la pena luchar y alimentar día a día, recordarme que un traspiés no puede suponer el derribo de una torre y que no hay montaña que no se pueda escalar si vamos con los materiales adecuados.

He aprendido que siempre hay tiempo para ser  y que por suerte, gozamos de la libertad de elegir quién queremos ser . Que huir nunca es la salida para un problema y que no hay problema que no tenga salida. He aprendido que no hay distancia suficientemente grande que separe a dos almas que tengan interés la una en la otra y que cualquier argumento replicante es, tristemente, una excusa.

Me he dado cuenta de que ver y observar distan más de lo que creemos y que no abrir los ojos ante situaciones por miedo a que nos hieran, solo provocan una herida mayor pero también os digo, que no hay descosido que no pueda ser remendado y que la felicidad únicamente debería depender de nosotros mismos, de la posición que decidamos tomar frente al mundo  , del pie con el que decidamos salir de la cama … pero es algo que no debemos regalar ni prestar , porque las vueltas atrás nunca fueron sencillas.

Me he cansado de escuchar que el tiempo todo lo cura como solución milagrosa digna de cualquier libro de santería . El tiempo nunca imaginó que tendría tantas funciones. Yo lo sustituiría por : la fuerza de voluntad todo lo cura .La idea reside en nuestra mente , el tiempo sólo es un mero transporte a otro punto .

He soñado más que nunca y qué sensación tan placentera. Nos nos privemos de algo tan sencillo , no dejemos de crear metas, de sumar aspiraciones, de pedirnos más y mejor . No caigamos en ese recurrido conformismo del que antes os hablé por favor.

Y sobre todas las cosas, he sido consciente de que dar importancia a las cosas que realmente la tienen es fundamental. Que se mantenga el mismo número de comensales en la mesa año tras año, que sigas llamando a tu mejor amigo a las tantas de la noche para contarle a saber qué, que sigas dando las buenas noches a la persona que quieres , que sigas tomándote esa taza de café en los inviernos fríos, que sigas manteniendo los pies en la tierra y las ilusiones a cien palmos por encima del cielo.

Creo que consiste en ser más tú mismo que antes nunca.

Gracias por cada post , por cada comentario, por cada página de calendario que os habéis detenido . Que tengáis una entrada de año estupenda y que sobre todas las cosas, la intensidad nunca sea superada por sea lo que sea que quiera hacerle frente