Hay combinaciones que tienen algo especial, looks que son la representación de cómo nos sentimos o de las ganas de comerse el mundo en una primavera dispuesta a dar que hablar, looks que actúan de carta de presentación, de una segunda piel que transmite un «aquí estoy» , la representación de una función a medida donde narrador y protagonista se unen para hacer del cierre de la historia … un broche de oro.

El look de hoy tiene algo especial que me encanta. Tal vez sea un bonito resultado ,a mi parecer, de prendas que podrían estar ubicadas – a priori – en categorías o estilos diferentes y que unidas generan un outfit en completa sintonía y con identidad propia.

Para la parte de arriba , he optado por un conjunto de dos piezas de Akinolaude que me tiene completamente enamorada por la calidad del tejido, su originalidad y todos sus detalles. Como veis si analizamos la chaqueta, podríamos decir que se trata de una prenda con un estilo más bohemio pero gracias a la versatilidad que nos regala el color, podemos adaptarla perfectamente a look más formales. Adoro las prendas que regalan posibilidades.

En cuanto al top de debajo, os lo enseñaré con más detalle en otro post porque quería también daros dos opciones de estas dos prendas, como he hecho en ocasiones anteriores, pero ya os adelanto y se puede apreciar que se trata de un básico de armario. Tener un top de tirantes en negro o blanco y de una calidad que asegure su durabilidad, es un imprescindible al que recurriremos en multitud de ocasiones.

Para la parte de abajo, una falda de tejido tweed que aporta el extra de color y da ese punto más formal al look . Se adapta perfectamente a nuestro cuerpo y la parte baja del final del diseño, proporciona un volumen muy favorecedor . Es un tejido que Coco Chanel subió al podium y que lo hemos visto llevado por grandes iconos de la moda y conquistando el street style . Como características positivas del tejido, hay que resaltar la calidez y resistencia.

Además, me resulta súper femenino y elegante.

Por último , unas sandalias de tacón altas con un cierre al tobillo que lo favorece y visualmente alarga nuestras piernas. No tiene por qué ser este modelo en concreto pero unas sandalias negras de tacón son un imprescindible en cualquier closet. Éstas , a pesar de su altura son increíblemente cómodas .

Y allí estaba ella ,sonriéndole a la vida. Dispuesta a jugar con el futuro ,sin nada que esconder y con la mochila cargada de ilusiones. Ohyepblog