¡Buenos días mis bell@s! ¿ Cómo estáis? Yo le doy la bienvenida al sábado con un nuevo look! Os quiero enseñar el outfit que llevé uno de los días en mi viaje a Fez antes de empezar con los shootings y con todo lo que nos deparaba la tarde ❤

 

 

Pulsa en el título para seguir leyendo❤

 

Como sabéis , hay dos cosas que me vuelven loca en otoño e invierno en cuestión de ropa y complementos : las botas altas y las boinas . Creo que son dos de los elementos de mi armario que más me acompañan y con los que me siento, cien por cien, yo misma.

Pues bien , en esta ocasión no iba a ser menos y tenían un hueco en la maleta para mi aventura por tierras marroquíes .

 

 

Adoro el poder que poseen las botas altas de estilizar nuestras piernas y alargar visualmente su longitud. Tan femeninas como versátiles y arrolladoras , un calzado apto para cualquiera con ganas de pisar fuerte y de que sus pasos se hagan ver.

Además, el negro siempre es el color estrella por excelencia. Una tonalidad que no permite confusiones ni errores, un color que nos da facilidades y nos brinda tantas posibilidades como queramos aprovecharlas.

 

 

Tradicionalmente asociada a la vestimenta popular de algunas regiones europeas , la boina es un complemento necesario en nuestro armario. Resulta un accesorio de los más favorecedor que ha ido conquistando el mundo y haciéndose ver tanto portada por grandes iconos del mundo de la moda como siendo el punto final de vestuarios clave en nuestras películas favoritas.

Es imposible verla y no hacer un pequeño guiño a París , trasladarnos a un desfile de Chanel o a uno de los capítulos de Gossip Girl  en el cual la bella Blair vuelve a poner los puntos sobre las cualquier «i» y nos recuerda que hay accesorios y prendas que resisten al paso de los años por alguna razón.

En definitiva, hablamos de un complemento hecho para ser lucido y darle ese toque final a cualquier look.

 

 

A la hora de hacer la maleta para este viaje, vi este chaleco en mi closet y no lo dudé. Su estampado me trasladaba directamente allí .

 

 

Su largo es perfecto para ser llevado de múltiples formas y reconvertirlo en una especie de vestido o jugar con las capas y superposiciones.

En esta ocasión , decidí combinarlo con un jersey que está dentro de mis favoritos tanto por el tono y el brillo que genera como por la calidez que aporta gracias a su tejido.

Para la parte de abajo , un short que entremezcla diferentes texturas y genera volumen en esa zona.

 

 

Miro al horizonte y se sentía abrumada. Tanta belleza no podía residir en aquel lugar, paseándose como si nada , dejando a su paso corazones devastados por no poseer lo que anhelan. – ohyepblog