El streetstyle en su día a día, ha demostrado que el rojo y rosa funcionan a la perfección y que son un binomio ganador . Atrás quedó la idea pasada de que no podrían ir de la mano en cualquier look y prendas con la presencia de ambas tonalidades no han tardado en incorporarse en nuestro armario con razones más que suficientes en su estela.

Particularmente creo que esta «unión» hace que la prenda se diferencie del resto, acapara nuestra atención y resulta realmente favorecedora.

Hoy, os la muestro en formato vestido pero lo podemos ver ya hasta en pantalones de traje, bañadores, jeans más desenfadados y distintos accesorios. Todo es apto para esta combinación .

Volviendo a la prenda principal de nuestro post , que ambos colores ocupen la misma proporción de la prenda , haciendo que en está impere la simetría, me parece todo un acierto y una particularidad que logrará que el vestido se desmarque entre aquellos que conformen nuestra propia colección.

Es muy entallado pero sin restar comodidad por ello. Logra adaptarse a la perfección a nuestra silueta y sacarle el máximo partido. Además, el fruncido que recorre la prenda desde el inicio hasta el final de la misma, consigue potenciar aún más el efecto.

Otro detalle que hay que destacar es que no tiene una caída plana y no es largo y cerrado hasta los pies. Esto es importante porque podría restarnos centímetros visualmente a aquellas que somos más bajitas pero al estar abierto en la parte frontal , se consigue todo lo contrario.

En cuanto a los colores de los complementos, no he dudado en optar por dos clásicos infalibles : negro y dorado. Dos de mis opciones preferidas que tienen una versatilidad y atemporalidad desmedida que casa a la perfección con cualquier outfit.

Las sandalias, han sido una de mis últimas incorporaciones al armario y todo un acierto. El tipo de tacón las convierte en una opción perfecta para nuestro día a día y las tiras que abrazan el modelo , aportan mucha sujeción . El diseño me recuerda un poco al tipo de calzado que podemos categorizar como «romano» y entran dentro de ese tipo de calzado que perdura a lo largo de los años sin que la moda imperante les pueda hacer sombra.

En definitiva, creo que se trata de un look muy bonito visualmente que tiene como protagonista a una prenda que podríamos considerar atrevida en cuanto a la elección de tonalidades y la intensidad de las mismas y que es justo esto lo que hace que se desmarque de otras opciones más lineales o que podemos estar más acostumbrados a ver. Una apuesta por experimentar dentro de la paleta de color y dar un sí a lo que aparentemente podemos considerar distante dentro de la misma. Una afirmación más de que la moda cambia, evoluciona, vuelve sobre sus pasos, nos sorprende, innova, coge carrerilla , escucha a su público y muestra.

Solo aquellos que arriesgan ir demasiado lejos pueden encontrar lo lejos que pueden llegar -T.S. Eliot