No todo es el qué se lleva , sino el cómo se luce .Estilistas y adeptas de la moda no se cansan de demostrarlo.

Abre el armario sin ideas preconcebidas y adéntrate en el arte de las superposiciones.

Prueba, por ejemplo, a llevar unos pantalones por debajo de un vestido midi o añade una camisa de manga larga o jersey ,como el que os enseño hoy, debajo de un vestido de tirantes.

Pensad que también es una buena forma de sacar partido a prendas que igual estábamos dejando a un lado en los días más fríos.

Tonos tierra ; beiges , nudes y marrones tienen el poder de cargar de sofisticación cualquier estilismo .

Si pensabas que con el verano se acababan los vestidos , vuelven más fuertes que nunca. Llévalos a todas horas este otoño optando por combinaciones donde saquemos toda nuestra creatividad , dándole protagonismo y haciendo que todo el peso del outfit recaiga en dicha pieza o tal vez, dejarla en segunda posición y optar , por ejemplo, por un jersey que cubra la parte superior pero siga dejando ver su «identidad» en la inferior. Las posibilidades son ilimitadas.

De manga larga o corta ,pero seguro que hasta los pies.

Un vestido así es muy versátil ya que puedes llevarlo de formas diferentes, combinar con botas tipo cow-boy o zapatillas deportivas para el día a día ,stilletos o cualquier tipo de tacón si buscas conseguir un look más formal.

En los días más fríos, protégete con un abrigo camel y unas botas altas con medias tupidas y para tu día a día en el trabajo, añade un cinturón que remarque cintura , un collar XXL y unos zapatos de tacón sobrio , sin mucho aderezo y siempre extremadamente correcto.

En definitiva, se convierte en un básico que no puede faltar en tu armario.

Como complemento, una boina perfecta para el tipo de look que os muestro .Ya en los años 20 reivindicaban la vida bohemia ,en los 60 era símbolo de las ideologías revolucionarias de izquierdas y en los 70 identidad de las panteras negras .

Es uno de mis accesorios favoritos que nunca dejarán de sorprenderme y siempre acaban por conquistarme.

Por último, creo que el bolso aporta el último toque. Adoro el juego entre colores y la mezcla de tonalidades dentro de una misma gama cromática .

Saludo al otoño y le plantó cara. Le dijo, aquí estoy … ¿me concedes este baile? . Desde entonces, la encuentro jugueteando entre brisas . – ohyepblog