Azul de profundidad, de la altitud de un cielo con el que nuestros dedos juegan a atrapar, de los ojos que miran sinceros y la intensidad de las pupilas que les acompaña, azul de mar junto a la sal que arrastra e inevitablemente huele a verano, azul de la portada de esa agenda ya desgastada por las vivencias que siempre te acompaña dispuesta a dejarse recorrer , página a página. Azul de ese vestido que tanto me gustó y la sonrisa que provocó el reflejo del mismo .

Tuve este vestido en mi lista de favoritos durante una temporada. No sé ni por qué retrasé algo que , cuanto menos, era inevitable y os explicaré por qué.

Creo en la magia de las cosas, desde el placer que aporta una taza de un buen café caliente en pleno invierno, a las lagrimas que asoman por una canción cuya letra desenmascara todo lo que alguna vez no dijimos pero sí pensamos, a la prenda que entre tejidos consigue ser algo más que eso, al perfume que traslada a ese instante que quedó gravado casi sin querer. Creo que en todas ellas, hay valor y coleccionar momentos dotados de valor es ,en mi opinión,una auténtica fortuna.

Y lo que quiero decir con todo ello es que , como ya os he comentado otras veces, hay prendas que son mucho más que lo que la propia palabra indica.Nos empoderan,nos hacen sentir francamente bien, se ajustan a la perfección a nuestra silueta y a lo que se esconde tras ella. Nos hemos visto llevándola a un evento, a una cena o a ese viaje que tenemos marcado en el calendario. Sea como fuere, esas prendas son un sí.

Siempre me ha gustado el color azul para vestir. Creo que resulta muy favorecedor en pieles claritas como la mía y que cualquiera de sus tonalidades resulta perfecta para acompañarnos durante todo el año . Resulta más versátil de lo que puede parecer y va perfecto con colores neutros como el gris o el blanco e incluso el negro y con otros más llamativos como los que podemos ver en las sandalias.

En cuanto a los detalles del vestido en sí, el diseño me encanta. Su cuello camisa , sus mangas abullonadas pero que acaban con un cierre entallado y su centro abotonado, hacen que sea tan elegante como femenino.

Es increíble como se adapta al cuerpo y lo favorece.

La combinación con las sandalias creo que ha sido de lo más acertada porque le da «carácter» al look y se suman en perfecta armonía a la imagen general.

Son de Noracora , una marca de la que ya os he hablado en otras ocasiones y de la que soy clienta habitual porque la diferenciación de sus prendas y accesorios me tiene completamente atrapada. Ya sabéis que al igual que para mí es necesario tener un fondo de armario básico , también es muy importante contar con algunas prendas y accesorios que se salga de lo común, que aporten ese toque de gracia o ese punto final. Las sandalias que os muestro estarían indudablemente dentro de esa categoría.

Hemos visto que su diseño se ha vuelto toda una tendencia este verano y no ha dejado indiferente a nadie. Tanto el juego de tiras como el tipo y estilo del tacón, han sido protagonistas de nuestras marcas favoritas y del street style.

En cuanto a accesorios, un bolso de mano tipo cartera y dos de mis joyas de Apmmónaco.

Por un lado, este tipo de bolsos se han convertido en un must en mi armario. El tamaño puede hacernos pensar que muchas de nuestras cosas no tendrán cabida pero lo cierto es que todas las imprescindibles sí pues por dentro tiene multitud de apartados y hasta un bolso interior a medida para nuestro teléfono. – Os lo enseñaré en detalle a través de mi instagram @ohyepblog -.

Por otro lado, ya os hablé de lo difícil que me resulta dar con una marca de joyería que se adapte exactamente a lo que quiero y con Apmmónaco fue amor a primera vista. Siento que sus joyas me identifican y que son perfectas para acompañarme a cualquier ocasión.

Le dijo que era como el mar. Ella se quedo en silencio sin saber exactamente a qué se refería. Seguidamente el añadió : La belleza de una inmensidad desconocida, la bravura de un oleaje con ganas de descubrir tierra , la sed insaciable por vivir, la letra de unos cantos entonados por todos aquellos cobardes que por miedo a perder prefieren quedarse mermados en la orilla , la frialdad como primera capa barnizada que esconde generosamente un mundo para el que … faltarían palabras. -ohyepblog