Soñar. Es increíble la belleza que puede contener el significado de dicha palabra. Me gusta pensar que es un sinónimo directo de libertad.

Nadie puede detener la fuerza de un pensamiento  , ni lo alto que este puede volar. Y bueno, ya puestos a hablar de sueños tengo que confesar que uno de mis paisajes más recurrentes para semejantes hazañas nocturnas es París.

Pulsa en el título para seguir leyendo

Me atrapa la idea de pasear por Rue Royale tranquilamente con un croissant recién hecho y el olor que desprende para a los pocos segundos avistar una cafetería y ocupar la otra mano con un café bombón o tal vez cualquiera que pueda contener chocolate blanco.

Y bueno , puede que os preguntéis por qué os cuento todo esto. Pues bien, el look de hoy me ha transportado un poquito a ese momento mañanero , a ese sueño de las tres de la madrugada, a esas calles de cuento.

Una sonrisa al frío . Este pantalón se sale de lo tradicional . Su forma ,corte y combinación de colores da alegría a los meses más fríos del año.
Desenfadado, inspirador,fresco,chic perfecto para un estilo ecléctico.Una auténtica delicia que se convierte sin ayuda en protagonista.
Lo he conjuntado con negro, sinónimo de sobriedad y seguridad, precisamente para no restar ese protagonismo del que os hablaba.Una chaqueta corta cómoda y funcional es la ideal para darle el toque de sport a nuestro look.
Mezclando y combinando distintos estilos  conseguimos un resultado muy interesante por lo que he optado por  unas deportivas . Un calzado que no sabe decir «no» a ninguna combinación y es perfecto tanto para ropa deportiva como para faldas , trajes o vestidos.
Por último, una boina.El precedente más antiguo de esta prenda tiene tras de sí más de 4.000 años de historia. . Tiene tanta historia como estilo.
Ha formado parte de la cultura y la vestimenta de distintas naciones y movimientos a lo largo de los años.Nos da un punto vintage a nuestra imagen y en ocasiones muy retro.
Hay muchas maneras de llevar una boina , se adapta a cualquier estilo. La podemos llevar plana, sobre la cabeza, o enfundarla hasta las orejas, ladearla o inclinarla hacia adelante, hacia atrás… Todo está permitido. Con la boina podemos poner en práctica cualquier idea.
“Être Parisien, ce n’est pas être né à Paris, c’est y renaître” Sacha Guitry